La península Ibérica en la Edad Media: Al-Andalus

Sara 136
Note by Sara 136, updated more than 1 year ago
Sara 136
Created by Sara 136 over 6 years ago
241
7

Description

Note on La península Ibérica en la Edad Media: Al-Andalus, created by Sara 136 on 24/09/2014.

Resource summary

Page 1

                                                                                                                   Tema 2: Al-AndalusCon el nombre de Al-Andalus se conoce a la España musulmana, un Estado creado por los musulmanes en la península Ibérica que se inicia en el 711 con la derrota de Don Rodrigo en la Batalla de Guadalete y finaliza 1492 con la reconquista de Granada por los Reyes Católicos.La invasión y la conquista______________________________________________________________________________________________________________La invasión musulmana se encuadra en el marco de la guerra civil por el trono visigodo entre Don Rodrigo y Aquila, sucesor de Witiza que acudió al wali de Ifriquiya. Muza envió una primera expedición que desembarcó en la actual Tarifa. Don Rodrigo fue derrotado en la Batalla de Guadalete (711) ante un ejército de bereberes dirigido por Tariq, al que se unió un nuevo contingente que alcanzó fácilmente Toledo. Otra expedición de árabes dirigida por Muza y Abd Aziz ocupó la península sin apenas oposición excepto en la franja norte donde surgieron grupos cristianos de resistencia. Los musulmanes desistieron de conquistar el norte, y el valle del Duero convirtiéndose en Tierra de nadie. Las tropas musulmanas continuaron su expansión hacia territorio franco donde fueron derrotados por Carlos Martel en la Batalla de Poitiers obligándolos a replegarse. Los francos crearon la Marca Hispánica para evitar el avance musulmán. La expansión musulmana en la península fue rápida debido a los conflictos de la monarquía visigoda, la feudalización del reino visigodo, la falta de resistencia y las capitulaciones de los poderes locales y la nobleza visigoda que aceptaron someterse a la autoridad musulmana mediante pactos que les garantizaban sus propiedades, tolerancia religiosa y un bajo número de invasores. Otro factor que fue de ayuda para la conquista fueron las calzadas romanas que conducían a los centros neurálgicos y las ciudades.

Evolución histórica_______________________________________________________________________________________________________________El emirato dependiente (716-756)Al Andalus se convirtió en un emirato dependiente del Califato Omeya de Damasco, un waliato del imperio musulmán gobernado por walis delegados del califa y dependientes del emir de Ifriquiya.Los emires pretendieron crear un poder fuerte con la centralización del poder en Córdoba, la organización del territorio en coras, la creación de las marcas y de un sistema tributario que permitía la solvencia económica al Estado. Pactaron con la nobleza visigoda y sometieron los focos de resistencia.Fue un periodo marcado por las disputas étnicas entre los pueblos invasores que pretendían por el gobierno y por el reparto de tierras, ya que los árabes se establecieron en tierras fértiles y los bereberes en tierras menos fértiles.El emirato independiente (756-929)Abd al-Rahmán I, único superviviente de la dinastía Omeya opuesta por la dinastía Abassí, huyó a Al Andalus y se proclamó emir independiente, por lo que ejercía el poder político y militar de forma autónoma y sólo acataba la autoridad religiosa del califa abassí de Bardad.Para consolidar el nuevo Estado y afianzar su poder reorganizó la administración y la recaudación fiscal, confiscó tierras, reclutó un ejército de mercenarios y estableció el sistema sucesorio.A partir de Abd al-Rahman II, Al Andalus adquirió una estructura estatal compleja y centralizada, amenazada por los intentos independentistas de las marcas. También se produjeron rebeliones de la población mozárabe por la presión fiscal y de la población muladí debido a las intransigencias religiosas, a las que se sumaron las disputas de los árabes por los cargos, entre los nobles por las tierras y ataques externos de los abasidas y francos.Estos conflictos provocaron la debilidad política del emir, reducida a Córdoba, lo que favoreció el avance cristiano.El califato de Córdoba (929-1021)En esta situación de inestabilidad, Abd al-Rahman III se proclamó califa. Su autoridad se hizo absoluta, al romper los vínculos con el poder central de Bagdad y convertirse en  la máxima autoridad política y religiosa. Fortaleció el Estado y el poder califal mediante la centralización fiscal, la reorganización del ejército con tropas mercenarios y la creación de un aristocracia palatina. Restauró la unidad del Estado sometiendo a las marcas fronterizas y a las coras y acabando con las rebeliones internas.Frenó el avance de reyes y condes cristianos a los que venció en Valdenjunquera, los sometió a vasallaje y al pago de impuestos.Estableció relaciones diplomáticas con el Imperio Bizantino y con la Corte germánica, e impuso su autoridad sobre el Norte de África frente al califato Fatimí, donde se apoderó de Ceuta, Melilla y Tánger.El califato también fue época de auge económico, urbano y cultural; desarrollo que continuó con Al-Hakam II, que afianzo la soberanía Omeya frente a los fatimíes en el Norte de África, donde recuperó territorio perdido, y frenó el avance cristiano. Con Hisham II y su hayib Al-Mansur/Almanzor, que relegó al califa del poder, trasladó la administración al Medina Azahara y estableció una dictadura militar, basada en la reforma del ejército con la introducción de mercenarios bereberes y eslavos y con sus éxitos bélicos contra los reinos cristianos que sufrieron razias de las cuales, las de mayor destrucción fueron la de Barcelona y Santiago de Compostela.Los amiríes y los últimos califas no supieron mantener la autoridad, cesaron las victorias musulmanas y se intensificó el avance cristiano. El califato se descompuso en reinos independientes o taifas.Los reinos de taifas y las invasiones norteafricanas (1031-1212)Los reinos de taifas eran Estados independientes gobernados por reyezuelos que pagaban parias a los reinos cristianos. En función de su composición étnica y cultura se clasificaban en taifas árabes, bereberes y eslavas.La debilidad militar y la inestabilidad política de los reinos permitieron a los reinos cristianos intervenir en sus rivalidades, exigir el pago de parias a cambio de protección y del mantenimiento de la paz y avanzar en la reconquista : Alfondo VI de Castilla reconquistó Toledo (1082).La amenaza de los reinos cristianos obligó a los reyes de taifas a pedir ayuda a los almorávides, tribus bereberes del Norte de África, que conquistaron las taifas y unificaron Al-Andalus. Formaron un imperio en territorio peninsular y norteafricano caracterizado por la ortodoxia islámica y la intransigencia religiosa, la persecución de los disidentes y la disolución de las comunidades mozárabes.Loa almorávides vencieron a los reinos cristianos en la batalla de Sagrajas y Uclés, pero no pudieron recuperar Toledo ni evitar la conquista de Zaragoza (1198) por Alfonso I el Batallador, rey de Aragón.El reino almorávide se descompuso en unas segundas taifas ante el empuje de los almohades, tribus bereberes procedentes del Atlas que se expandieron por el norte de África, ocuparon las taifas y establecieron su capital en Sevilla.El dominio almohade amenazó a los reyes cristianos y sus ejércitos derrotaron a Alfonso VIII de Castilla en la batalla de Alarcos (1195). Todos los reinos cristianos peninsulares excepto León se unieron y, apoyados por la nobleza francesa y por el Papa y el arzobispo de Toledo, vencieron en la Batalla de Navas de Tolosa (1212), lo que supuso el fin de la presencia almohade en la península y un fuerte avance en la reconquista de los siglos XIII-XIV-Un nuevo hundimiento del poder central produjo un tercer periodo de taifas. Los reyes cristianos conquistaron los territorios andalusíes excepto el reino de Granada, gobernado por la dinastía nazarí. Fue un reino vasallo y tributario de Castilla que conservó su independencia en base a la política diplomática con los reyes y con los benimerines. A finales del siglo XV se inició un periodo de crisis marcado por las intrigas palaciegas y las disputas familiares por el poder, que debilitaron el reino y obligaron a Boabdil a entregar la ciudad a los Reyes Católicos en 1492.

Política___________________________________________________________________________________________________________________________Inicialmente Al-Andalus  fue un emirato, una provincia del Imperio Islámico gobernada por emires dependientes del califa omeya de Damasco; después se convirtió en un emirato independiente, que disfrutaba de autonomía política aunque permanecía sometido al poder religioso del califa de Bagdad, y finalmente un califato regido por un califa con plenos poderes políticos y religiosos, y asistido por un mexuar (consejero) y el hachib (primer ministro). La justicia correspondía a los cadíes que juzgaban conforme con la ley coránica y la administración se organizaba en divanes (ministerios) que trataban diversos asuntos de Estado presididos por un visir.El territorio fue dividido en 22 coras (provincias) a cuyo frente estaba un valí (gobernador) y en 3 marcas.La hacienda, a través de un sistema de recaudación centralizado, ingresaba importantes sumas por el cobro de impuestos ordinarios: el diezmo para los musulmanes y los tributos, un impuesto personal y territorial para los no musulmanes); y otro extraordinario. Para mantener el Estado se crearon nuevos impuestos como la qabala, la yihad y las aceifas.Sociedad_________________________________________________________________________________________________________________________En función de la composición étnica y religiosa, se diferenciaba la población musulmana que incluye una minoría árabe de grandes propietarios que ocupa los principales cargos públicos y mandos del ejército, a la que se subordina la población berebere y los muladíes, cristianos convertidos al Islam que quedaban exentos del pago de impuestos; y en población no musulmana, a la que pertenecen los mozárabes, hispanogodos cristianos que permanecen en territorios de Al Andalus, y los judíos. Estos dos últimos son minorías toleradas pero subordinadas e incluso perseguidas por los almorávides y los almohades.

iNVASIÓN Y CONQUISTA

Evolución hISTÓRICA

poLÍTICA Y sociedad

Show full summary Hide full summary

Similar

Al-Ándalus
luisete15arias
Arte Egipcio
maya velasquez
Primera Guerra Mundial
Diego Santos
Historia Contemporánea: Los fascismos
María Salinas
LA EDAD MEDIA - EDUpunto.com
EDUpunto Por: Ernesto De Frías
Historia de la Ética
hectorleyva
La crisis del antiguo régimen (RESUMEN)
Marina García Chip
La Guerra Fría y la formación del mundo bipolar
Maitane Gajate
Arte en el siglo XX
Rafael Cardozo
Independencia de los paises latinoamericanos
Estefani Tretto
Guerra civil española
Saul Barrios Guz