EL CAMINO DE LA LIBERTAD

Elsa Hernández Flores
Note by Elsa Hernández Flores, updated more than 1 year ago
Elsa Hernández Flores
Created by Elsa Hernández Flores about 3 years ago
14
0

Description

Otro Historia Universal Contemporánea Note on EL CAMINO DE LA LIBERTAD, created by Elsa Hernández Flores on 06/25/2018.

Resource summary

Page 1

Page 2

Frederick Bailey era un esclavo. En Maryland, en la década de 1820, era un niño sin madre ni padre que le cuidasen ("es costumbre común -escribió más tarde- separar a los niños de sus madres... antes de llegar al duodécimo mes". Era uno de los incontables millones de niños esclavos con nulas perspectivas realistas de una vida plena. Lo que Bailey vio y experimentó de pequeño le marcó para siempre: "A menudo me han despertado al nacer el día los alaridos desgarradores de una tía mía a la que (el supervisor) solía atar a un poste para azotarle la espalda desnuda hasta dejarla literalmente cubierta de sangre... De la salida a la puerta de sol se dedicaba a maldecir, desvariar, herir y azotar a los esclavos del campo... Parecía disfrutar manifestando su diabólica barbarie". A los esclavos les habían metido en la cabeza, tanto en la plantación como desde el púlpito, el tribunal y la cámara legislativa, la idea de que eran inferiores hereditariamente, que Dios los destinó a la miseria. La Santa Biblia, como se confirmaba en un número incontable de pasajes, consentía la esclavitud. De ese modo, la "peculiar institución" se mantenía a sí misma a pesar de su naturaleza monstruosa... de la que hasta sus practicantes debían  de ser conscientes. Había una norma muy reveladora: los esclavos debían seguir siendo analfabetos. En el sur de antes de la guerra, los blancos que enseñaban a leer a un esclavo recibían el castigo severo. "Para tener contento a un esclavo -escribió Bailey más adelante- es necesario que no piense. Es necesario oscurecer su visión moral y mental y, siempre que sea posible, aniquilar el poder de la razón. Ésta es la razón por la que los negreros deben controlar lo que oyen, ven y piensan los esclavos. Esta es la razón por la que la lectura y el pensamiento crítico son peligrosos, ciertamente subversivos, en una sociedad injusta. Imaginemos ahora a Frederick Bailey en 1829: un niño afroamericano de diez años, esclavizado, sin derechos legales de ningún tipo, arrancado tiempo atrás de los brazos de su madre, vendido entre los restos diezmados de su amplia familia como si fuera un becerro o un poni, enviado a una casa desconocida en una extraña ciudad de Baltimore y condenado a una vida de trabajos forzados sin perspectiva de redención. Bailey fue a trabajar para el capitán Hugh Auld y su esposa Sophia, y pasó de la plantación al frenesí urbano del trabajo de campo al trabajo doméstico. En este nuevo entorno, todos los días veía cartas, libros y gente que sabía leer. Descubrió lo que él llamaba "el misterio" de leer: había una relación entre las letras de la página y el movimiento de los labios del que leía, una correlación casi de uno a uno entre los garabatos negros y los sonidos expresados. Subrepticiamente, estudiaba el Webster Spelling Book de Tommy Auld. Memorizó las letras del alfabeto. Intentó entender qué significaban los sonidos. Finalmente, pidió a Sophia Auld que le ayudase a aprender. Impresionada por la inteligencia y dedicación del chico, y quizá ignorante  las prohibiciones, accedió a ello. Cuando Frederick  empezaba a deletrear palabras de tres o cuatro letras, el capitán Auld descubrió lo que sucedía. Furioso, ordenó a Sophia que dejara aquello inmediatamente. En presencia de Frederick, le explicó: Un negro no debe saber otra cosa que obedecer a su amo... hacer lo que se le dice. Aprender echaría a perder al mejor negro del mundo. Si enseñas a un negro a leer, será imposible mantenerlo. Le incapacitará para ser esclavo a perpetuidad. Auld reprendió a Sophia con estas palabras como si Frederick Bailey no estuviera en la habitación con ellos, o como si fuera un bloque de piedra. Pero Auld había revelado el gran secreto a Bailey; "Ahí entendí... el poder del hombre blanco para esclavizar al negro. A partir de este momento entendí el camino de la esclavitud a la libertad". Desprovisto de la ayuda de Sophia Auld, ahora reticente e intimidada, Frederick encontró la manera de seguir aprendiendo a leer, preguntando incluso por la calle a los niños blancos que iban a la escuela. Entonces empezó a enseñar a sus compañeros esclavos: "Habían tenido siempre el pensamiento en ayunas. Los habían encerrado en la oscuridad mental. Yo les enseñaba, porque era una delicia para mi alma". El hecho de saber leer jugó un papel clave en su fuga. Bailey escapó a Nueva Inglaterra, donde la esclavitud era ilegal y los negros eran libres. Cambió su nombre por el de Frederick Douglas (personaje de La dama del lago de Walter Scott), eludió a los cazadores de recompensas que perseguían a esclavos fugitivos y se convirtió en uno de los mayores oradores, escritores y líderes políticos de la historia americana. Toda su vida fue consciente de que la alfabetización le había abierto el camino.      

Show full summary Hide full summary

Similar

EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y LA GUERRA FRÍA
raulherreram.rh
LA GUERRA FRÍA
raulherreram.rh
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL
raulherreram.rh
Cuestionario de Historia Universal Contemporanea
Cuestionarios y Mas
CRÓNICA DE LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL
yulisa_240398
Imperialismo Estadounidense.
Raquel Quiroz
Revoluciones Burguesas / 13 colonias
Azziel Hernandez Perea
EL FINAL DE LES GRANS INVASIONS
khiara rojas
Historia Universal
JAIME XICOHTENCATL MONTIEL
Nuevo Orden Mundial y Guerra Fría
raulherreram.rh
La Posguerra y la Guerra Fría
raulherreram.rh