Guerra colonial y crisis de 1898

Raúl Álvarez
Note by , created about 6 years ago

PAU (Prueba de Acceso a la Universidad) Historia de España (Guerra colonial y crisis del 98) Note on Guerra colonial y crisis de 1898, created by Raúl Álvarez on 11/12/2013.

2408
58
1
Raúl Álvarez
Created by Raúl Álvarez about 6 years ago
Constitución Española (1978)
rcv.miralles
La Guerra de la Independencia y Revolución Liberal
Juan Miguel.
La Segunda República Española
Daniel Gonzalez2941
Junior Cert Physics formulas
Sarah Egan
La Segunda República
bsodepeliculas
La Dictadura de Primo de Rivera
juliobisagra
Fechas y constituciones España
tinctor
Fichas de Historia de España
stefany1994
La Construcción del Estado Liberal: El reinado de Isabel II (1833-1868) - creado desde un Mapa Mental
anamoral.ps

Page 1

GUERRA COLONIAL Y CRISIS DE 1898

I.- GUERRA COLONIAL Y CRISIS DE 1898. En 1898 España y Estados Unidos entablaron una guerra por el control de Cuba. Fue una guerra breve (abril-agosto de 1898), debido a la superioridad militar norteamericana. Pero de graves repercusiones para España que, además de perder su “Perla de las Antillas”, vio liquidar los vestigios de su antaño imperio colonial y – en expresión de Silvela, estadista de la época – se quedó “sin pulso”. La crisis colonial favoreció la aparición de movimientos que, desde una óptica cultural o política, criticaron el sistema de la Restauración y propugnaron la necesidad de una regeneración y modernización de la política española, destacando en este ámbito el pensamiento de Joaquín Costa que hablaba de la necesidad de dejar atrás los mitos de un pasado glorioso, modernizar la economía y la sociedad y alfabetizar a la población (“escuela y despensa y siete llaves al sepulcro del Cid”).  I.1.- LA GUERRA E INDEPENDENCIA DE CUBA Y FILIPINAS.El comienzo de la insurrección cubana y el éxito experimentado por la misma a lo largo de 1895, tuvo como consecuencia inmediata el relevo de Sagasta por Cánovas del Castillo La tarea gubernamental quedó concentrada de forma automática en la guerra de Cuba. 1º) - La estrategia contra la guerrilla. Canovas envió a la isla al general Martínez Campos, esperando que pudiera repetir la pacificación de los años setenta ( Paz de Zanjón 1878), pero éste se dio cuenta de que la situación era diferente. Martínez Campos llegó a recomendar una política de mayor dureza que él no se sentía capaz de llevar a cabo. Así en 1896 fue sustituido por Weyler quién llegó con un mayor contingente de tropas españolas (superaba los 2000 soldados). Su llegada supuso la transición de un género de guerra convencional a la dureza de la lucha antiguerrillera. 2º) - Los intentos de reforma política. La idea de Cánovas era, una vez conseguidos los primeros éxitos militares, tratar de  introducir reformas autonómicas que permitieran estabilizar la situación política. Sin embargo, éstas no serán bien vistas en el seno del propio partido conservador por Romero Robledo, ni tampoco por los Estados Unidos. Por ello EE.UU. reconoció la beligerancia cubana en mayo de 1897, de tal modo que, a partir de entonces ayudaría a los insurgentes. El asesinato de Cánovas, en agosto de 1897, supuso un cambio muy importante en la política referente a Cuba. Los liberales en un Consejo de Ministros decidieron que la pacificación había de venir ahora por la acción política y combatiendo sólo a las partidas guerrilleras que se destacaran en las zonas controladas por el ejército español, ahora mandado por el general Blanco, que había sustituido a Weyler. En el mes de noviembre Segismundo Moret concedió una amplia amnistía y un régimen de autonomía política a Cuba. Su contenido consistió no solo en establecer una absoluta igualdad entre los habitantes de la Península y los antillanos, incluyendo el reconocimiento del sufragio universal, sino en redactar una especie de Constitución paralela para la isla en la que el gobernador general desempeñaría un papel semejante al del rey. Pero las reformas llegaban demasiado tarde y no hicieron otra cosa que incrementar la fuerza de los independentistas y las exigencias de los estadounidenses. A la vez en Filipinas se suscribió a fines de año el Pacto de Bicnabató, del que hablaremos más tarde, que podía concluir con la insurrección. 3º) - La guerra hispano-cubana. Los Estados Unidos eran toda una potencia mundial. Mientras que España mantenía a duras penas sus últimas posesiones coloniales (en el norte de África, el sur del Pacífico y el Caribe americano), Estados Unidos estaba construyendo su imperio. Cuba era posesión española desde que en 1492 Cristóbal Colón la descubriese durante su primer viaje al Nuevo Mundo, y en 1511 Diego Velázquez la conquistase. Por su privilegiada por la naturaleza (tierras fértiles, abundancia de agua y bosques), y situación estratégica (base de defensa de las Indias Occidentales y escala de los convoyes comerciales) fue para España “la perla de las Antillas”. A partir del siglo XIX con el declive de Haití, se convirtió en la primera productora mundial de azúcar de caña (producto originario del Pacífico Sur, introducido por Colón). Esta industria azucarera estaba en manos de ricos hacendados cubanos, que temiendo lo de Haití, empujaron a la isla a permanecer fiel a España, cuando la América Hispana continental se emancipaba de ella (1810-1825). A mediados del XIX hubo un cambio de actitud por la aristocracia sacarosa (criolla) debido a la abolición de la esclavitud y a que el monopolio del azúcar se iba acabando. Aprovechando la caída en 1868 de Isabel II un rico hacendado cubano, Manuel de Céspedes, inicia la guerra contra España por la independencia de Cuba, en su hacienda de La Demajagua, cerca de Yara, el 10 de octubre de 1868 (Grito de Yara). Comenzaba así una guerra larga y cruenta (Guerra de los Diez Años, 1868-1878). Una guerra de desgaste en la que los rebeldes practicaron la táctica de la guerrilla, y tuvieron a su favor el apoyo de los campesinos y la imposibilidad de España de dedicar de lleno sus energías al problema cubano, inmersa en la tercera guerra carlista (1872-76). Concluida ésta, el gobierno español pudo entonces concentrar sus esfuerzos en Cuba, enviando con más de 100.000 soldados al general Martínez Campos, y bajo la promesa de amnistía, reformas y autonomía, la guerra concluyó con la Paz de Zanjón (1878). Pero España no cumplió sus promesas. Y tras un nuevo intento frustrado, (Guerra Chiquita, 1879-80), los cubanos se convencieron, de que la única solución a sus problemas era la absoluta independencia de la Corona española. El líder de esta idea sería José Martí (1853-1895), poeta, abogado y periodista cubano, exiliado a Estados Unidos y fundador en 1892 del Partido Revolucionario Cubano, cuya tesis era la guerra con España como “justa y necesaria”. Martí, el dominicano Gómez, el cubano Antonio Maceo y Calixto García protagonizarían la segunda guerra de independencia. Comenzó con el Grito de Baire el 24 de febrero de 1895. Los rebeldes proclamaron la República de Cuba. España no la quiso reconocer, pero sí les concedió la autonomía que entró en vigor el 1 de enero de 1898. Pero ya era demasiado tarde: los cubanos sólo se conformaban con la emancipación definitiva. La intervención de EE.UU. en 1898 por intereses económicos la permitiría, aunque limitadamente. Los motivos que explican este proyecto expansionista estadounidense son: - El interés económico en las minas y en las plantaciones de azúcar cubanas. - El interés geo-estratégico en afianzar el control militar sobre el mar Caribe. Pero de cara a la opinión internacional, Estados Unidos ocultó su imperialismo bajo razones humanitarias que encubría este afán que culminó con la construcción del Canal de Panamá. El gobierno del presidente McKinley incluso trató de comprar la isla a España, operación rechazada por el gobierno de nuestro país. Al fracasar este intento de compraventa, EE.UU. pasó a aplicar directamente la ley del más fuerte en política internacional.  El incidente invocado como excusa para declarar la guerra a España fue la explosión del “Maine” en la bahía de La Habana en 1898. Las causas de la explosión se desconocían, pero EE.UU. culpó sin pruebas al gobierno español presidido por Sagasta. Todos estos sucesos fueron aprovechados, además, por los grandes periódicos norteamericanos de Pulitzer y Hearst para desatar una agresiva campaña de prensa antiespañola y reclamar la entrada en guerra (su única finalidad era vender más periódicos). A pesar de todos los intentos del gobierno español para pacificar la situación (decretó un alto el fuego) de nada sirvió, pues los EE.UU. querían la guerra. El presidente MacKinley en su mensaje del 11 de abril de 1898 consiguió del Congreso permiso para intervenir militarmente en Cuba. La guerra fue un paseo militar para EE.UU., los combates resultaron muy desiguales y la armada española quedó destruida en dos enfrentamientos navales. La primera batalla se produjo el 1 de mayo en la bahía de Manila (Filipinas). La segunda derrota se consumó el 3 de julio en la bahía de Santiago de Cuba, murieron 300 marinos españoles y sólo un soldado enemigo; nuestros barcos con casco de madera se enfrentaron a buques con casco de acero y cañones de largo alcance. De esta forma, comenzó a ponerse en práctica el doble objetivo norteamericano de tener “la parte trasera de la casa” – Centroamérica y el Caribe – limpia de enemigos, como forma de preservar el territorio del propio país, y de asegurarse el dominio de ambos océanos – el Atlántico y el Pacífico -, que se iba a concretar en un canal de Panamá bajo su control. 4º) La rendición. El gobierno español decidió enviar la flota del almirante Cervera, a pesar de que todos eran conscientes de la superioridad de los estadounidenses. En efecto, la flota llegó a Cuba en el mes de mayo y muy pronto se vio bloqueada en la ciudad de Santiago, cuando entró en su puerto, con el objeto de aprovisionarse de carbón y salir con rapidez hacia La Habana o Puerto Rico. Pero el aprovisionamiento de carbón se hizo con lentitud por falta de medios, de modo que cuando quiso salir, se encontró con que el puerto estaba bloqueado por la escuadra norteamericana. Cervera consideró perdida la escuadra española, por lo que el dilema, que comunicó al capitán general Blanco y a Madrid, era: salir fuera del puerto para que fuera destruida o rendirse y entregarla ahorrando vidas.  La presión de la opinión pública y la actitud gubernamental, que consideraba que una rendición tendría como consecuencia la caída del régimen, acabó por provocar la salida de la flota y su hundimiento después cayó Santiago de Cuba y al poco tiempo tropas norteamericanas desembarcaban en Puerto Rico y ocupaban la isla sin oposición. Finalmente en el mes de agosto se firmó el Protocolo de Washington, equivalente a un armisticio, hasta la llegada de un acuerdo definitivo. 5.- La Guerra de Filipinas Las islas Filipinas se diferenciaban de las Antillas por la escasa presencia española en el archipiélago y la baja ocupación efectiva del territorio, excepto la capital, Manila, y su entorno próximo. España se tuvo que enfrentar a un conjunto de disidencias de base campesina, eclesiástica, nacionalista y de los terratenientes. Mestizos y nativos atacaron la ausencia de reformas, lo que dio lugar al movimiento emancipador, formado por un grupo de mestizos, como José Rizal, partidarios de reformas. Este fundó en 1893 la Liga Filipina. En la guerra contra Estados Unidos, las islas Filipinas, a pesar de su importancia objetiva, jugaron siempre un papel secundario. La sublevación había comenzado en el archipiélago en 1896, organizada por el Katipunan, una organización nacionalista fundada en 1892. Siempre se ha considerado que la oposición a España en Filipinas tuvo un fuerte carácter anticlerical, como reacción al intenso protagonismo que las órdenes religiosas tenían en la colonia. La rebelión fue extendiéndose e, igual que en Cuba, la política contemporizadora -en este caso representada por el general Blanco- fue sustituida por la política fuertemente represora del general Polavieja, quien condenó a muerte a José Rizal. Tras la muerte de Cánovas, el nuevo gobierno liberal de 1897 nombró capitán general a Fernando Primo de Rivera, en sustitución de Polavieja.  El nuevo Capitán General promovió una negociación con los principales jefes de la insurrección, en especial, Emilio Aguinaldo- que éstos aceptaron y que culminó en el Pacto de Biacnabató, de diciembre de 1897. Aunque subsistían algunos focos rebeldes, la paz parecía asegurada. No fue hasta después de la derrota naval de Cavite cuando Aguinaldo volvería a Filipinas y la insurrección se reavivó. No obstante fueron tropas norteamericanas las que tomaron Manila, en agosto de 1898, después de la firma del Protocolo de Washington. Por el Tratado de París, de 10 de diciembre de 1898, España reconocía la independencia de Cuba y cedía a los Estados Unidos, Puerto Rico, Filipinas y la isla de Guam, en las Marianas. 6.- El Tratado de Paris de 1898 Tras la rendición, se inician las negociaciones que culminaron en diciembre de 1898 con la firma del Acuerdo de Paz de París, entre ambas naciones – Tratado de París – firmado en diciembre de 1898. España cedió a EE.UU. la isla de Puerto Rico (actualmente, “estado asociado” de EE.UU.), Filipinas (que consiguió su independencia en 1946) y la isla de Guam en el Pacífico (todavía hoy pertenece a EE.UU.), se confirmaba la soberanía española en todos los territorios no mencionados en él: los tres archipiélagos del océano Pacífico, es decir, las islas Marianas – excepto la de Guam –, las Carolinas y las Palaos, por no haber sido incluidas en el texto por ignorancia geográfica de los comisionados norteamericanos, las islas Sibutú y Cagayan, aunque apenas duraron dos años en manos de España. En la práctica, en Filipinas hubo una duradera guerra de guerrillas en contra de los estadounidenses, que ya en el año 1899 produjo más bajas norteamericanas que la guerra con España, por lo que Estados Unidos se vio obligado a tener todo un ejército de ocupación en las islas; y Cuba alcanzó una independencia nominal respecto a EE.UU., pues de hecho quedó bajo su “protección” hasta mediados del siglo XX. I.2.- LAS CONSECUENCIAS DEL DESASTRE. EL REGENERACIONISMO. El Tratado de París fue un dictado de exigencias norteamericanas, que España tuvo que acatar sin rechistar, de cuya ratificación fueron excluidos los cubanos, puertorriqueños y filipinos. 1º) Internacional: España, además de perder Cuba, tuvo que ceder a Estados Unidos Puerto Rico, las Filipinas y la isla Guam de las Marianas, en concepto de indemnización de guerra. Las pocas posesiones asiáticas que le quedaban terminó vendiéndolas: las Palaos, Carolinas y Marianas a Alemania en 1899 (Tratado hispano-alemán de 30 junio de 1899). Año y medio más tarde, en noviembre de 1900, un Tratado hispano-norteamericano subsanó el error de 1898, y las islas Sibutú y Cagayán de Joló pasaron a Estados Unidos, mediante el pago de 100.000 dólares al gobierno español. De esta debilidad se aprovechó Francia en el contencioso que con ella mantenía en torno a los límites del Sahara y Guinea Ecuatorial (tratado de 1900). En definitiva, mientras las potencias europeas, lanzadas a la carrera colonial, se repartían el mundo, España quedaba no sólo marginada del reparto, sino que perdía sus posesiones. 2º) Para Cuba, además de devastada, arruinada y hambrienta, supuso cambiar de amo. Estados Unidos, la convirtió en su protectorado, ocupándola militarmente entre 1899 y 1902, bajo el pretexto de proporcionar las condiciones necesarias para su andadura política en solitario. La isla en definitiva, obtenía la independencia política (el 20 de mayo de 1902. Tomás Estrada Palma se convertía, en el primer presidente de la República de Cuba), aunque mediatizada por la injerencia de EE.UU., que aún hoy continúa, a través del bloqueo económico a la dictadura comunista de Fidel Castro. 3º) Para Estados Unidos, 1898 marca el inicio de una etapa imperialista. Dueños del Caribe, aplicaron la “diplomacia del dólar” en toda América Latina y el intervencionismo a escala mundial (Primera Guerra Mundial), líneas que hoy perduran. 4º) En el contexto interno el “Desastre del 98” abrió un debate sobre las responsabilidades de la guerra, el revisionismo político y el regeneracionismo nacional. Los escritores de la “Generación del 98” produjeron una “literatura del Desastre”, que era una autocrítica nacional. El 98 cerró una etapa y abrió otra nueva para España. Entre las consecuencias podemos señalar:  - Las pérdidas humanas, unos 60.000 soldados españoles perdieron la vida Los perjuicios psicológicos también fueron importantes, los soldados que retornaron heridos fueron pésimamente atendidos, muriendo de hambre, mutilados o tarados por la guerra. A ello se añade la desmoralización de un país consciente de su propia debilidad y de lo inútil del sacrificio. - El pueblo español vivió la derrota como un trauma nacional, extendiéndose los sentimientos de inferioridad, desmoralización e impotencia. La incertidumbre alcanzó incluso a la prensa de la época, que llegó a temer un ataque y ocupación de las Islas Canarias. - Las pérdidas materiales. La derrota supuso la pérdida de los ingresos procedentes de las colonias, así como de los mercados privilegiados que éstas suponían y de las mercancías que, como el azúcar, el cacao o el café deberían comprarse en adelante a precios internacionales. - La crisis política resultó inevitable. El desastre político afectó a ambos partidos, pero sobre todo al Liberal, a Sagasta a quien le tocó firmar la derrota. Consecuencia inmediata fue la pérdida de prestigio y el final de la primera generación de dirigentes, que debe ceder el terreno a los nuevos líderes, como Francisco Silvela y Antonio Maura en el Partido Conservador, y Segismundo Moret, Eugenio Montero Ríos, y José Canalejas en el Partido Liberal. - Fue también muy grave el desprestigio militar, derivado de la dureza de la derrota. Aunque la responsabilidad era más política que militar, el Ejército saldrá muy dañado en su imagen. - Frente al fracaso del nacionalismo español, crecerán con fuerza en el siglo XX los nacionalismos catalán (Lliga Regionalista desde 1901) y vasco (PNV) y, en menor medida, el gallego, andaluz y valenciano (Valencia Nova). - En el aspecto intelectual y literario, el desastre colonial influyó en el desarrollo del “Regeneracionismo”, así como en las amargas y pesimistas reflexiones de los autores de la Generación del 98. Entre los regeneracionistas destacaron Ricardo Macias Picavea, Damián Isern y sobre todo Joaquín Costa, cuyas ideas se reflejaron en una serie de conferencias en el Ateneo de Madrid, y que se publicaron con el título de Oligarquía y caciquismo como la forma actual de gobierno de España. Los regeneracionistas presentaban programas basados en una reorganización política, la limpieza del sistema electoral, la dignificación de la vida parlamentaria, la reforma educativa, la acción orientada hacia la ayuda social,  las obras públicas, en definitiva, una actuación encaminada al bien común y no en beneficio de los intereses políticos de la oligarquía y la corrupción política.  En mayo de 1902 Alfonso XIII era proclamado Rey al cumplir la mayoría de edad, comenzando su reinado. Un año más tarde, ya retirado del gobierno moría Sagasta. Con la muerte del viejo líder liberal, el inicio del reinado y desastre termina el primer período del régimen de la Restauración. En conclusión, la crisis del 98 planteó la necesidad de importantes cambios:  1- Conocer y mejorar las condiciones de vida del pueblo (la “España real”). 2- Modernizar la sociedad y la economía. 3- Reformar el sistema político. 4- Recuperar el prestigio perdido en el 98.