12 Los cinco ministerios

DoctrinaLDJ_Ebenezer
Note by , created almost 6 years ago

Doctrina básica de ministerios Ebenezer

204
0
0
DoctrinaLDJ_Ebenezer
Created by DoctrinaLDJ_Ebenezer almost 6 years ago
Biological Molecules
Alisa Poppen
GCSE - AQA: C1.1 The Fundamental Ideas in Chemistry
Olly Okeniyi
2_PSBD HIDDEN QUS By amajad ali
Ps Test
Salesforce Admin 201 Exam Chunk 1 (1-30)
Brianne Wright
SFDC App Builder 1 (126-150)
Connie Woolard
Las bienaventuranzas
Robert Lucky Man
Dios Padre
Jinna Gonzalez
Spanish Conversation Phrases
silviaod119
Animal Farm Chapter Overview
10jgorman
GCSE AQA Chemistry - Unit 3
James Jolliffe

Page 1

12 LOS CINCO MINISTERIOS   Ahora bien, hay diversidad de dones; pero el Espíritu es el mismo. Y hay diversidad de ministerios, pero el Señor es el mismo.  Y hay diversidad de operaciones, pero es  el mismo Dios  el que hace todas las cosas en todos. 1 Colosenses 2:4-6 LBLA Por lo cual dice: Subiendo a lo alto, llevo cautiva la cautividad, y dio dones a los hombres.  Y el mismo constituyo: a unos apóstoles; a  otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros pastores y maestros.       Efesios 4:8, 11 RV95     El apóstol Pablo expresa a la Iglesia de Corinto que no quiere que estén ignorantes acerca de los dones espirituales, y al enseñárselos hace tres clasificaciones: diversidad de dones, los cuales son dados por el Espíritu Santo; diversidad de ministerios, que son dados por el Hijo y diversidad de operaciones, dadas por el Padre.  Este estudio aborda los ministerios, es decir, los dones dados por Cristo a su Iglesia, para el perfeccionamiento de su Cuerpo.   Los cinco ministerios son dones en forma humana que Jesucristo ha repartido a su Iglesia, hasta que alcance la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, hasta llegar a la estatura del varón perfecto, a la medida de la plenitud de Cristo; para equipar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo (Ef. 4:12), y no ser niños fluctuantes, sacudidos a la deriva y llevados a dondequiera por vientos de doctrina (Ef. 4:14).   La misión de los cinco ministerios es arrancar, derribar, destruir y derrocar (Jer. 1:10) toda obra de tinieblas en nuestra vida, para luego edificar y plantar sobre el fundamento que es Cristo.  Estos cinco ministerios son: apostólico, profético, magistral, Evangelístico y pastoral.   Jesucristo cuando se fue, dotó a la iglesia de estos 5 ministerios, a través del Espíritu Santo, porque ella haría mayores obras que las que Él hizo (Jn. 14:12), por lo tanto, así como Jesús evangelizó, pastoreó y enseñó al pueblo de Israel, así mismo, Dios levanta hombres para que realicen esta tarea, veamos:     1.       MINISTERIO APOSTÓLICO (Alas de águila).  La palabra apóstol se traduce del griego apostolos, que significa uno que es enviado y mensajero (Strong 652) y del griego apostello que quiere decir enviar para un servicio o una comisión (Strong 649).    Este vocablo describe la relación que existe entre el ministro y Cristo (Diccionario Vine), que no le importa morir, si fuera necesario para cumplir con su llamamiento (Hch. 20:24), y no podrá callar lo que ha visto y oído (Hch. 4:19-20).   La Biblia muestra apóstoles enviados por el Padre, por el Hijo y por el Espíritu Santo.   a.        APÓSTOLES DEL PADRE: JESUCRISTO, Hebreos 3:1: La Biblia nos enseña que Jesucristo es el Apóstol enviado por Dios Padre para realizar Su Obra.   b.       APOSTOLES DEL HIJO: LOS DOCE APÓSTOLES (Mt. 10:2-4; Ap. 21:14).  Los doce discípulos son elegidos por el Señor para recibir una instrucción especial, ellos fueron: Simón Pedro, Andrés, Jacobo, Juan, Felipe, Bartolomé, Mateo, Tomás, Simón el Zelote, Judas hijo de Jacobo y Judas Iscariote, el que le traicionó.  Estos doce le acompañaron en su ministerio terrenal, vivieron con él, fueron testigos oculares de los milagros, maravillas y portentos que hizo en diversas situaciones, y luego, enviados para que hicieran todo lo que Jesús había hecho y aún más.  Las instrucciones para ellos fueron: ir a las ovejas perdidas de la casa de Israel a predicar que el reino de los cielos se había acercado, que sanaran enfermos, resucitaran muertos, limpiaran leprosos, expulsaran demonios, dando de gracia lo que de gracia recibieron (Mt. 10:6-8), se les denomina apóstoles del Cordero y sus nombres están escritos en los cimientos de la ciudad celestial.   c.        APOSTOLES DEL ESPÍRITU SANTO: Posterior a la ascensión de Cristo a los cielos, fue el Espíritu Santo el encargado de designar quienes desarrollarían las diferentes funciones apostólicas para alcanzar el propósito de capacitar a los santos y de perfeccionar la Iglesia (Ef. 4:11-13), teniendo la mención de algunos de ellos en la Biblia.                                              I.     BERNABÉ. (Hch. 14:4,14)                                            II.     PABLO.  (Hch. 14:4, 14)                                           III.     SILAS. (1 Ts. 1:1; 2:6)                                          IV.     TIMOTEO. (1 Ts. 1:1; 2:6) 2.       FUNCIONES APOSTÓLICAS.  La Biblia muestra las funciones que realizan los apóstoles: a.        ESTABLECER DOCTRINA (Hch. 2:41-42; Ef. 2:20) El apóstol establece la sana doctrina como fundamento para crecer hasta ser un templo santo en el Señor. El águila es figura del apóstol, este animal es de fuerte musculatura, vuelo rápido a grandes alturas, posee una gran visión, fabrica su nido en lo más alto de la peña (Job 39:28-29), representa la ligereza de un ejército (La. 4:19), es enemiga de la serpiente y finalmente, cuando come algo que la intoxica, busca una roca alta y caliente para desintoxicarse, figura de que el apóstol buscará la Roca Eterna que es Cristo y el fuego del Espíritu para escudriñar la doctrina, desechar lo que no sirve y entregar al pueblo la sana doctrina.    b.       CUBRIR (Mt. 28:18-20).  Cuando el Señor Jesús resucitó, le fue dada toda potestad en el cielo y en la tierra, promete que estaría cubriendo a los suyos todos los días hasta el fin del mundo, este poder de cubrir fue delegado a los cinco ministerios.  Cuando Jesús entró en la casa del centurión (Mt. 8:8), éste se sentía indigno porque en las costumbres judías cualquiera que entraba en una casa, quedaba bajo cobertura, protección y autoridad.  Es importante estar bajo cobertura apostólica para que la casa no sea desierta (Mt. 23:37-39), para recibir la enseñanza y doctrina (Ef. 2:20-22).   c.        ENVIAR (Hch. 7:35, 9:5-18; Mt. 10:6-8).   Así como el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo enviaron a sus mensajeros con comisiones específicas, así el apóstol tiene la facultad de enviar, guiado por el Espíritu Santo, a ministros para realizar funciones Ministeriales de: apóstol, profeta, evangelista, pastor o maestro.   3.       MINISTERIO PROFÉTICO (Alas de gallina).  La palabra “profeta”, en el Nuevo Testamento,  se traduce del griego profetes que significa uno que habla pública y abiertamente, proclamador de un mensaje divino (Strong 4396) y es una palabra compuesta, formada de las raíces griegas pro que significa antes de (Strong 4253) y de phemi que significa hacer conocidos los pensamientos de uno, declarar y para decir (Strong 5346).  También  existe el término griego prophetis que significa profetiza, es decir, una mujer a quien se le revelan eventos futuros o cosas escondidas a través de inspiración, sueños o visiones (Strong 4398; Lc. 2:36).  Algunos ejemplos de profetas en el Nuevo Testamento son: a.        JUAN EL BAUTISTA (Mt. 11:9-10) b.       ANA (Lc. 2:36) c.        PROFETAS EN LAS IGLESIAS  (Hch. 13:1) d.       AGABO (Hch. 11:27-28; 21:10) e.       LAS HIJAS DE FELIPE (Hch. 21:9).   4.       FUNCIONES PROFÉTICAS EN LA IGLESIA.  La Biblia enseña que las funciones del ministerio profético, en el cuerpo de Cristo son: a.        HABLAR DE PARTE DE DIOS (He. 1:1).   Dios utiliza cualquier medio para hablar a su pueblo, sin embargo, envía mensajes por medio de los profetas, anunciando su consejo, el profeta debe mantener sus sentidos espirituales sensibles a la voz de Dios en todo tiempo, para hablar de parte de Él, y no de su propia cuenta (Dt. 18:18-20).   b.       PROTEGER (Mt. 23:37-39; Lc. 13:34).   El profeta se identifica con las características de las alas de la gallina, quien reúne a sus polluelos para protegerlos de los embates del enemigo.  En el antiguo Testamento, Dios envió profetas para reunir a su pueblo bajo sus alas protectoras, pero los hirieron y los mataron (Mt. 23:37), envió a Jesucristo, y también lo hirieron y lo mataron (Lc. 24:46), y ahora en el tiempo de la iglesia, Dios levanta profetas cuyo propósito es proteger al pueblo de Dios.           5.       MINISTERIO EVANGELISTA (Alas de paloma).  “Evangelista” se traduce del griego euanguelistes y significa mensajero de la bueno, proclamar las gratas nuevas (Strong 2099), esto indica que los evangelistas son mensajeros que llevan buenas noticias del reino: la salvación y la vida eterna.   Un evangelista saca de la cautividad a muchos (Lc. 4:18-19), caracterizándose por el amor hacia las almas perdidas, debe estar lleno del Espíritu Santo (Hch. 2:2-4).   Es un ministerio que debe soportar las aflicciones al hacer la Obra (2 Ti. 4:5) y son pescadores de hombres (Mr. 1:17).   Algunos evangelistas que se mencionan en el Nuevo Testamento son:   a.        FELIPE (Hch. 21:8).   Este es el único personaje a quien se le denomina evangelista, era uno de los siete varones de buena reputación, llenos del Espíritu Santo y de sabiduría, elegidos para servir las mesas de la iglesia en Jerusalén (Hch. 6:5).   Felipe evangelizó Samaria, donde se convirtieron muchos, efectuaba milagros (Hch. 8:4-8; 21:8), fue llevado en el Espíritu por donde pasaba el eunuco, quien fue evangelizado y bautizado (Hch. 8:26-40).    Evangelizó Azoto (Asdod) y las ciudades de la región, hasta Cesarea.   6.       FUNCIONES DEL MINISTERIO EVANGELISTA.   b.       ANUNCIAR LAS BUENAS NUEVAS (PREDICAR EL EVANGELIO).   La función primordial del evangelista es predicar el evangelio en el poder del Espíritu Santo (Hch. 2:2-4),  como consecuencia le seguirán prodigios y señales que confirman la Palabra que predica (Hch. 6:8).  A través del ministerio Evangelístico, el Espíritu Santo derrama un espíritu de arrepentimiento en las personas que escuchan, y como consecuencia, trae reconciliación entre Dios y ellas (2 Co. 5:19), y Dios les otorga su paz (Ef. 2:14).  El evangelista es tipificado en las alas de paloma (Sal. 55:6; 68:11-12), ya que la paloma es un animal símbolo de reconciliación y paz.   c.        SANAR Y LIBERAR (Mt. 10:1-3).   En el evangelista se mueven los dones de poder para sanar dolencias, liberar literal y espiritualmente, como lo hacía el Señor Jesús (Mt. 4:23-24).  En Hechos  (8:5-7) se ve que Pablo tenía poder para sanar; a Felipe, las señales le seguían, cumpliéndose así, lo dicho por Jesús, que quien creyera en Él, podría hacer, no sólo las mismas obras que Él hacía, sino aún mayores (Jn. 14:12).   d.        RECORRER ALDEAS Y CIUDADES PREDICANDO (Hch. 8:40; 15:36; 16:4-5).  Por el amor que tiene a las almas perdidas, recorre aldeas y ciudades, predicando el evangelio, sin importarle las incomodidades o peligros.     7.       MINISTERIO PASTORAL (Alas de cigüeña).  La palabra “pastor” se traduce del griego poimen que significa uno que cuida manadas o rebaños, no meramente uno que los alimenta (Strong 4166), entendiéndose que un pastor conduce y apacienta la iglesia; con un cuidado tierno y una supervisión llena de atención (Diccionario Vine).  Un buen pastor se reconoce porque da su vida por las ovejas (Jn. 10:11), con la vara corrige y con el cayado pastorea (Sal. 23).    Tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento se describe como este ministerio es desarrollado, veamos algunos ejemplos:   a.        JESUS, EL PASTOR POR EXCELENCIA (Mt. 26.31; Mr. 14.27; Jn. 10.11, 14,16; He 13.20; 1 P. 2.25).   Jesús se presentó como el buen Pastor, que dio su vida por las ovejas muriendo en la cruz del calvario, el que cuidó al rebaño, lo alimentó y lo condujo a nuevos pastos, fue un pastor conforme al corazón de Dios (Jer. 3:15).   b.       EN EL NUEVO TESTAMENTO (Ef. 4:11; Hch. 20:28; 1 P. 5:2).   En estos pasajes se menciona que Jesús encargó a los ancianos para que pastorearan su Iglesia, de manera voluntaria y no por avaricia u obligación, puesto que esa Iglesia costó su sangre derramada en la cruz.              8.       FUNCIONES DEL MINISTERIO PASTORAL.   a.        CONOCER A SUS OVEJAS  (Jn. 10:14).  “Conocer” se traduce del griego ginosko que significa  estar tomando en conocimiento, venir a saber, reconocer y entender totalmente (Strong 1097), esto implica que el pastor de una congregación debe conocer a sus ovejas y que las ovejas lo conozcan, desarrollar una estrecha relación personal.   b.       MANTENER EL REBAÑO UNIDO (Jn. 10:16).   El buen pastor mantiene su rebaño unido, Jesús dijo que hay algunas ovejas que hay que traerlas al rebaño para que haya un solo pastor, la acción de “traerlas” viene de la raíz griega ago que significa: arrastrar, celebrar, conceder, guiar, ir, llevar, meter  (Strong 71), implicando que la tarea de mantener unido el rebaño es una serie de acciones, algunas veces muy suaves (celebrar, conceder, llevar) pero otras un poco fuertes (arrastrar, guiar, meter), pero todas son necesarias.   c.        DEFIENDEN DEL MALIGNO  A LAS OVEJAS (1 S. 16:19).  El estilo de David era defender al rebaño de osos y leones.  Los pastores defienden a las ovejas; cuando se han extraviado, las buscan hasta encontrarlas.  El mismo Señor dijo que levantaría pastores conforme a su corazón, para que apacentaran al rebaño con conocimiento y con inteligencia (Jer. 3:15).   d.       VELAN Y DAN CUENTA DE LAS ALMAS DE LAS OVEJAS (He. 13:17; 1 P. 5:2).  El Señor, a través de Pablo, les pide a los pastores que pastoreen su rebaño, velando por él, no por obligación sino voluntariamente, no esperando una recompensa, sino por amor, para agradar al amado, ya que el pastor dará cuenta a Dios acerca de aquellos que Él puso a su cuidado.     9.       MINISTERIO MAGISTRAL, MAESTRO (Alas de halcón). (Ef. 4:11).   El término “maestro” se traduce del griego didaskalo que significa enseñar (Strong 1320).  Los maestros se ocupan de la enseñanza, en la exposición inteligente de la verdad mediante el Espíritu Santo.  El que es llamado a este ministerio tiene sus oídos circuncidados, para  poder enseñar la doctrina que se le es dada y poder delinear la Palabra de Dios (1 P. 4:11; 2 Ti. 2:15), así mismo, debe vivir lo que está trasladando, no como los fariseos (Mt. 23:3).   Aman la Palabra (Sal. 119;97).  Su lengua es un punzón de escribiente que sirve para grabar la ley de Dios en los corazones del pueblo, son los que explican los misterios de Dios de una manera sencilla.   Veamos algunos ejemplos:   a.        CRISTO, EL MAESTRO POR EXCELENCIA (Mt. 7:28-29).   La gente se maravillaba y admiraba de la forma como el Señor Jesús enseñaba, porque lo hacía con autoridad y al enseñar, guiaba, instruía, delineaba bien la Palabra, enseñando verdades que libertan (Jn. 8:32).     10.   FUNCIONES DEL MINISTERIO MAGISTRAL   a.        HACER DISCÍPULOS (Mt. 20:18; 2 Ti. 2:2).  El mandamiento del Señor Jesucristo es hacer discípulos, por lo que necesariamente deben existir maestros para que desarrollen esta función.  Debe buscar gente que sea idónea, que se deje equipar primero y luego enseñar a otros.   b.       TRAZAR BIEN LA DOCTRINA APOSTÓLICA (2 Ti. 2:15).  El término trazar bien se traduce de la palabra griega orthotomeo que denota la acción de cortar recto (Strong 3718), cuya figura principal es el trazado de carreteras.  En el término la acción recae sobre la raíz orthos, que denota que la Palabra de Dios tiene que ser empleada de manera estricta siguiendo las líneas de su enseñanza.  La responsabilidad del maestro es trazar bien la Palabra ya que esto repercutirá en los oyentes.  El peligro de una mala enseñanza es que el oyente se pierda, pues la doctrina no salva, pero muchos pueden llegar a perderse por mala instrucción recibida.   c.        ENSEÑAN A DISCERNIR LA DOCTRINA (Hch.17:11).  El término discernir se traduce del griego anakrino que significa examinar, escudriñar, distinguir o separar (Strong 350).  La tarea del maestro es ardua,  pues debe desarrollar la capacidad en los oyentes (discípulos) de examinar, saber distinguir entre la mala y la buena doctrina.   d.       ABRIR EL OÍDO PARA OÍR LA SANA DOCTRINA (Mr. 7:33-35).  Abrir se traduce del término griego anoigo que denota la acción de abrir una puerta o una verja (Strong 455).   Una de las funciones del maestro es abrir los oídos con la finalidad de que el oyente adquiera la capacidad de recibir la buena semilla del evangelio.   En este tiempo, Dios está mostrando a su pueblo el beneficio de los dones del Hijo, dones en forma de hombres que Él ha levantado con autoridad para la edificación del cuerpo de Cristo, al apóstol le da la autoridad para dirigir y pone una palabra de justicia en su boca, al profeta le da palabra de ciencia y sabiduría, al maestro para trazar la palabra, al pastor para guiar al pueblo hacia él y al evangelista para que se enfrente a las huestes del enemigo y arrebatar las almas de la condenación.   El apóstol Pedro exhorta a que la Iglesia se cobije bajo la poderosa mano de Dios, ya que establece el pentágono de protección para los hijos de Dios, figura de estar cubiertos con vestiduras dobles (Pr. 31:21).    

Nueva Página