Historia de la Relación Mente-Cuerpo.

Brenda Caballero Gutiérrez
Mind Map by Brenda Caballero Gutiérrez, updated more than 1 year ago
Brenda Caballero Gutiérrez
Created by Brenda Caballero Gutiérrez over 6 years ago
74
1

Description

Historia de la Relación Mente-Cuerpo

Resource summary

Historia de la Relación Mente-Cuerpo.
  1. Descartes (1596-1650)
    1. Según Descartes el cuerpo y la mente son entidades cuyos comportamientos son fundamentalmente diversos. La mente está esencialmente vinculada al acto de pesar, sin espacio definido y puede decidir libremente. El cuerpo en cambio, está situado en el espacio, sin pensamiento y lo gobiernan las leyes del movimiento. Descartes postula el Interaccionismo dualista. En cada persona el cuerpo y la mente están unidos y cada uno de ellos influye constantemente en el otro, ambos interactúan en una pequeña glándula llamada glándula pineal, desde la cual la mente rige el movimiento del cuerpo en su conjunto.
    2. Platón (427-347 a.C)
      1. El hombre está compuesto de alma y cuerpo. El cuerpo es mortal e imperfecto. El alma divina e inmortal. El cuerpo pertenece al mudo sensible, la parte que interactúa con los objetos físicos y que por eso os permite conocerlo. El alma proviene del mudo inteligible, nos permite conocerlo porque ha estado en contacto con las ideas; esto es posible debido a que es inmortal, eterna, existe antes y después que el cuerpo. Ya que el alma es inmortal y existe antes y después que el cuerpo, se puede decir que ésta unión es temporal. La vida que lleve cada persona determinará el destino que tendrá su alma tras su muerte. Para Platón el cuerpo no sólo es el vínculo del alma, es también una cárcel; " Mientras tengamos nuestro cuerpo, y nuestra alma esté sumida en ésta corrupción, jamás poseeremos el objeto de nuestros deseos; es decir, la verdad."
      2. Actualmente, las cosas han cambiado mucho; hoy sabemos que el individuo es un conjunto único y global y no se puede separar en partes distintas. Las enfermedades físicas causan dolor, y fuertes reajustes en la vida del individuo, de modo que producen reacciones emocionales. Incluso en algunas ocasiones la inestabilidad emocional viene generada por una reacción orgánica de la propia enfermedad en nuestro propio cuerpo, por ejemplo por el desajuste hormonal.
        1. Baruch de Spinoza ( 1632-1677)
          1. Sostuvo lo que actualmente se conoce como teoría del doble aspecto. Es decir, los seres humanos pueden ser entendidos o bien como realidades pensantes o bien como realidades físicas, ya que, según Spinoza, la substancia pensante (mente) y la substancia extensa (cuerpo) es una y la misma substancia, concebida ya sea como pensamiento ya sea como extensión. Además en última instancia, tal como indica el panteísmo monista de Spinoza, mentes o cuerpos son modos o accidentes de la única substancia que realmente existe que es Dios.
            1. Nicolás Melebranche (1638-1715)
              1. Defendió el ocasionalismo. En general, ciertos eventos (que consideramos efectos) porque cuando suceden los unos Dios quiere que sucedan los otros, de tal manera que las "causas" son ocasiones para la acción voluntaria divina. En el caso de mentes y cuerpos, las causas mentales son ocasiones para que Dios produzca los efectos corporales, y las causas corporales son ocasiones para que Dios produzca los efectos mentales.
                1. La formulación religiosa del problema mente-cuerpo entiende que la dualidad es entre cuerpo y alma, es decir, entre lo que tenemos de común con las realidades materiales de éste mundo. Cabe llamar a ésta formulación del problema "El problema de San Agustín", ya que éste santo experimentó como pocas personas el enfrentamiento doloroso entre las pasiones del cuerpo y el anhelo de inmortalidad y paz de su alma.
          2. Sigmund Freud (1856-1939)
            1. Según Freud, en la mente humana existen procesos que inciden en la conducta sin estar cotrolados por la cociencia. Estos procesos psíquicos inconscientes, que están regulados por leyes propias distintas de las que gobierna la conciencia, determinan buena parte de la vida psíquica. El inconsciente puede ser conocido a través de sus manifestaciones en los actos fallidos, sueños y síntomas neuróticos. Para Freud la conducta del hombre está regida por dos tipos de instintos: "El instinto de conservación del yo" (hambre, sed) y los "Instintos sexuales". Mientras la primera clase de instintos no pueden ser reprimidos sin poner en peligro la vida del individuo, los instintos sexuales pueden ser reprimidos. Mas tarde Freud añadiría el "Instinto de muerte", en el que fundamentaría la conducta agresiva.
            2. John Eccles (1963)
              1. Según Eccles, el punto de conexión entre el cuerpo y la mente sería la corteza cerebral, la cual "no produce la imagen", sino una serie de descargas eléctricas que la mente capta por un fenómeno de Percepción Extrasensorial y luego decodifica en forma de imagen, idea, etc... El movimiento también se origina en la mente, que por un fenómeno de Psicoquinesis, estimularía la corteza motora desencadenando finalmente las contracciones musculares necesarias.
              Show full summary Hide full summary

              Similar

              Psicología Sistémica
              Ricardo Alonso Varela Omodeo
              PSICOLOGÍA DEL DISEÑO
              Brisia Montes Mendez
              Psicologia evolutiva de la adolescencia; Modelos Teoricos-Rice
              gonzalo aliendro
              Tema 4. Dificultad social por presentar deficiencia y discapacidad.
              rbk_rod
              Clasificación de variables
              Rober Sanchez
              Campos o áreas de la psicología
              Melina Contreras
              Freud: Esquema del Psicoánalisis
              Cesar_Adolfo
              CONCEPTOS FARMACOLOGÍA
              Alicia Pablo Beltrán
              Principios de Psicología
              anrago63
              Historia de la Psicología - Etapa científica
              Roberto Bazo
              1.Introducción a la Psicología (UNED) Acceso +25
              Pep Guardiola