Filosofía. Teorías del conocimiento: empirismo, racionalismo, apriorismo kantiano

Àlex Lluch
Note by Àlex Lluch, updated more than 1 year ago
Àlex Lluch
Created by Àlex Lluch about 4 years ago
2726
9

Description

Teoría sobre la teoría del conocimiento. Trabajamos conceptos como empirismo, racionalismo, apriorismo kantiano

Resource summary

Page 1

Teoría del conocimiento Cuando los filósofos aceptaron que el conocimiento era posible, se enzarzaron en otra polémica que se ha extendido durante las épocas moderna y contemporánea. Si se acepta que el ser humano puede conocer, ¿cuál es el origen de dicho conocimiento? ¿Dónde se encuentra la certeza a partir de la cual se puede construir el edificio del conocimiento? Básicamente, se han dado dos posturas: Los racionalistas consideran que la única fuente fiable de conocimiento es la que surge del propio proceso razonador y lógico. Los empiristas afirman que todo el conocimiento está basado en la información obtenida a través de los sentidos. En los apartados siguientes se tratarán con más detalle estas posiciones. El racionalismo Descartes está considerado el padre del racionalismo. Otros seguidores de esta doctrina son Baruch Spinoza y Gottfried Wilhelm Leibniz. El racionalismo defiende las siguientes tesis: La geometría constituye el auténtico modelo de conocimiento: a partir de unos principios autoevidentes o axiomas, y aplicando razonamientos deductivos y leyes lógicas se derivan una serie de teoremas (el razonamiento deductivo). Para los filósofos racionalistas, todos los conocimientos tienen que seguir este modelo. El racionalismo desconfía de la información del mundo procedente de los sentidos y del mundo. Por el contrario, los éxitos de la geometría muestran que los razonamientos deductivos permiten fundar y ampliar con rigor el conocimiento. Para Descartes, los sentidos son incapaces de mostrar la realidad tal como es y como ejemplo, se sirvió de la cera. Al mirar o tocar este material, la vista y el tacto perciben unos colores y una textura. Cuando se acerca la cera al fuego, los colores y la textura desaparecen, lo que significa, según Descartes, que eran cualidades que no formaban parte de la naturaleza de dicha sustancia. Sin embargo, aunque cambie su forma sensible, hay algo en la cera y en cualquier otra realidad que no varía: la extensión, el hecho de ocupar un espacio y de tener longitud, anchura y profundidad. Ningún dato procedente de los sentidos proporciona, según Descartes, esta información esencial sobre el objeto. La extensión es una propiedad que podemos comprender gracias a los principios de la geometría. La matemática se convierte así en la ciencia que permite escapar de los engaños de los sentidos para conocer la realidad tal como es, de un modo objetivo. Existen ideas en nuestra mente que son innatas. Todos los seres humanos nacen con ellas y por tanto no se derivan del conocimiento del mundo externo. Por ejemplo, la ideas de infinito o la idea de Dios, son ideas de las que no se puede obtener ninguna información a partir de los sentidos. De este modo, los racionalistas defienden que hay ideas que no son adquiridas por los sentidos. Esta concepción, tal como la defendió Descartes, fue muy criticada, pues supondría que un bebé tendría ya desde su nacimiento una ideas clara y evidente de la divinidad. Leibniz trató de explicar este problema al considerar que las ideas innatas son como una semilla que solo germina con la experiencia y el tiempo. Es decir, las ideas innatas están ya en nuestra mente al nacer, pero tienen que desarrollarse a lo largo de la vida y la experiencia hasta llegar a su plenitud de adultos. El empirismo Los empiristas defienden posiciones radicalmente distintas respecto al origen del conocimiento. Los aspectos en los que difieren son los siguientes: Para el empirismo, el conocimiento se funda en la experiencia externa y se obtiene a través de la percepción. Toman la imagen de la mente como una página en blanco que se va rellenando con la información recibida por los sentidos. Siguiendo la tesis de que todas las ideas surgen de la experiencia y de la percepción, se concluye que no pueden existir las ideas innatas. Uno de los grandes retos del empirismo consiste en explicar la formación de todas las ideas a partir de los sentidos, incluso aquellas que aparentemente no parecen tener una correspondencia con el mundo, como las ideas de infinito o de Dios. Los tres pensadores que han defendido las ideas empiristas en la época moderna son John Locke, George Berkeley y David Hume. David Hume (1711-1776) constituye el punto culminante del empirismo. Aplica sus principios de manera radical y esto le lleva al escepticismo. Las ideas clásicas de la metafísica racionalista —la existencia del alma, de la divinidad y el mundo externo- fueron el principal objetivo de sus críticas. Todas ellas están relacionadas con su demostración de que el principio de causalidad, base de todas las ciencias hasta ese momento, no es demostrable ni a través de la razón, ni a través de los sentidos. La ciencia y la metafísica se basan por tanto en una suposición indemostrable. El apriorismo kantiano El filósofo Immanuel Kant recibió influencias del racionalismo (en las escuelas y universidades de la época se enseñaban estas concepciones), pero la lectura de Hume le obligó a replantearse sus presupuestos. Tal como afirmó, Hume le despertó de su «sueño dogmático». Según Kant, «todo conocimiento comienza con la experiencia, pero no todo el conocimiento procede de la experiencia». Esta afirmación permite entender la teoría kantiana como una síntesis entre racionalismo y empirismo: Racionalismo. No todo el conocimiento procede de la experiencia. Empirismo. Sin experiencia, no hay conocimiento. Esta posición se denomina apriorismo, ya que considera que la experiencia es el inicio de todo proceso de conocimiento pero las estructuras a priori de la mente humana son las que realizan este proceso. Según Kant, el sujeto impone unas condiciones a priori para captar la realidad, que son el espacio y el tiempo. El espacio y el tiempo son como un molde que ordena y da un sentido a la información procedente de los sentidos. Esto significa, por tanto, que no se capta la realidad tal como es en sí misma, sino tal como se percibe una vez amoldada a las condiciones de la sensibilidad.

Show full summary Hide full summary

Similar

Ramas y etapas de la Filosofía
maya velasquez
La Ética según Aristóteles
Diego Santos
Actualidad de Descartes. 2º de Bachillerato. Filosofía.
smael Montesinos
Contexto histórico-cultural de Nietzsche. 2º de Bachillerato. Filosofía
smael Montesinos
Contexto filosófico de Nietzsche. 2º de Bachillerato. Filosofía.
smael Montesinos
Santo Tomás de Aquino
bcorvillon
LOS PRESOCRÁTICOS, SOFISTAS Y SÓCRATES
María Béjar Rodríguez
CONTROL ARISTÓTELES Y EL HELENISMO
Nacho Caballero
UTILITARISMO
midorii.shinji
Justificación de Nietzsche
maya velasquez
Origen de la Filosofía: El paso del Mito al Logos
maya velasquez