LA NOCHE OSCURA DE MADRE TERESA

Isidro Esparza Marín
Note by Isidro Esparza Marín, updated more than 1 year ago
Isidro Esparza Marín
Created by Isidro Esparza Marín over 4 years ago
55
0

Description

La Noche Oscura vivida por Madre Teresa
Tags

Resource summary

Page 1

LA NOCHE OSCURA DE "MADRE TERESA"

LA NOCHE OSCURA COMO MISIÓN ENTRE LOS MÁS POBRES "MADRE TERESA" No sé hacia donde me dirijo. No veo el camino delante de mí. No estoy seguro dónde podré terminar. Ni siquiera estoy seguro de quién soy; y el hecho de que yo crea que estoy siguiendo Tu Voluntad, no significa que de hecho la esté cumpliendo. Pero creo que el deseo interior de agradarte, en verdad es algo que ya te agrada. Confío en que este deseo esté presente en todo lo que hago. Espero no hacer nada contrario a este deseo. Y sé que si sigo este camino, Tú siempre me guiarás por el camino verdadero, aunque yo no me dé cuenta. Por eso confiaré siempre en Ti aunque me sienta perdido en las sombras de la muerte. No temeré, pues Tú estás siempre conmigo, y sé que nunca permitirás que me enfrente solo a los peligros” (Thomas Merton) En el libro “Madre Teresa. Ven, sé mi Luz” el P. Brian Kolodiejchuk, miembro de la Congregación de los Misioneros de la Caridad y procurador de su causa de beatificación, resume la enseñanza de San Juan de la Cruz acerca del proceso de quienes avanzan en la espesura de la experiencia de Dios: La primera noche es la de los sentidos, en la cual los sentidos se van purificando de los apegos y satisfacciones sensoriales. En este estadio, aunque las consolaciones ya no se sienten, sin embargo aparece un gran deseo de Dios y un aumento de amor, humildad, paciencia y otras virtudes. La segunda noche es la del espíritu, mucho más dolorosa porque en ésta la persona desea sólo a Dios y lo ama inmensamente, pero apenas puede reconocer el amor de Dios en su vida. Las virtudes de fe, esperanza y caridad son sometidas a severas pruebas. La oración se hace árida, casi imposible, y el consejo espiritual apenas sirve de nada. Y a todo ello generalmente se unen otras pruebas de carácter externo que añaden más sufrimiento. A través de esta purificación el discípulo alcanza un mayor desapego de las cosas creadas y una mayor unión con Cristo, llegando a ser un Instrumento dócil en sus manos. Es interesante constatar que la experiencia mística de la noche interior también aparece en otras religiones. En el libro sagrado de los hindúes, el “Bhagavad-Gita”, el héroe Arjuna habla con Krishna expresando ansiedad antes de comenzar la batalla contra las fuerzas del mal: “En la noche oscura de mi alma me siento desolado. En mi falta de fe en mí mismo no encuentro el camino hacia la bondad. Yo soy tu discípulo y me acerco a pedirte que seas mi luz en el sendero de mis obligaciones. Porque ni siquiera el reino de la tierra ni el de los dioses en el cielo, podrían darme paz en medio del fuego del dolor que quema mi alma”. Madre Teresa pasó por esa experiencia espiritual de sequedad y oscuridad, precisamente en la tierra del misticismo por excelencia, la India. Arjuna le dice a Krishna: “sé mi luz, en el sendero de mis obligaciones”. El Señor le dice lo mismo a Teresa de Calcuta aquel 10 de septiembre de 1946: “Ven, sé mi luz”. Aquí no es la persona quien pide a la divinidad, sino Dios mismo quien se dirige a Teresa como un mendigo desolado y miserable: “Ven y llévame a los agujeros oscuros donde viven los pobres. ¡Ven y sé mi luz! ¿Harás esto por Mí?” Y Teresa dijo SÍ; y dos años más tarde, exactamente el día 21 de diciembre de 1948 ya estaba ahí, en medio de las calles de Calcuta. La oscuridad será su más íntima compañera. Una de sus primeras seguidoras diría más tarde: “Verla a ella vestida pobremente en un simple y humilde sari, con el rosario en la mano, era como ver el evangelio vivo, era Jesús presente entre los pobres. Veíamos en ella una luz en la oscuridad de los suburbios”. Ésta fue su oración esencial: “Jesús, Tú eres el amor de mi corazón, deseo sufrir lo que sufro y todo lo que Tú quieras que sufra, por puro amor a Ti y no por los méritos que yo pueda ganar ni por el premio que me has prometido; solamente por agradarte y por bendecirte tanto en la tristeza como en la alegría”. Esta oración, aunque no es suya, se convirtió en terreno fértil donde su vida quedó sembrada y dio fruto abundante. Junto a esta experiencia de sentirse lejos y abandonada de Dios, Madre Teresa sufrió de malas interpretaciones y críticas malignas. Escribió en su diario íntimo: “Me parece que hay quienes dicen que no tiene sentido que trabajemos entre los más abandonados, que los grandes, los intelectuales y los ricos están dispuestos a todo y que es mejor estar con ellos… Me llaman la monja de los suburbios, y me siento feliz de serlo por amor suyo y para su gloria”. Desgranemos algunas de las expresiones salidas del corazón mismo de Madre Teresa en las que presenta su estado interno de desolación: “¡Qué tortura y qué soledad tan intensa he sentido hoy! Me pregunto por cuánto tiempo podrá mi corazón sufrir todo esto (año 1949). “Por favor, monseñor, rece por mí especialmente para que yo no destruya el trabajo del Señor y para que Él se me manifieste, porque tengo dentro de mí una oscuridad terrible, como si todo a mi alrededor estuviera muerto. Más o menos esta situación ha sido permanente desde el comienzo de “la obra”. Pida al Señor que me de fuerza (año 1953). Mi alma está en una profunda noche y desolación. No, no me quejo. Que Él haga lo que le parezca mejor (año 1954). No entiendo nada, pero es que hay una soledad tan grande en mi corazón que no puedo ni describirla… ¿Hasta cuándo estará ausente Nuestro Señor? (año 1955). Rece por mí, pues lo que llevo dentro es puro frío congelado. Sólo la fe ciega me conduce ya que todo en mí es oscuridad. En realidad hasta que el Señor quiera yo no cuento para nada (año 1955). Por favor, rece por mí que ojalá Dios levante esta oscuridad de mi alma aunque sea por unos pocos días. Porque a veces siento una agonía de desolación tan grande y a la vez un deseo tan profundo del Ausente que la única oración que puedo hacer es ésta: “Sagrado Corazón de Jesús, en Ti confío. Quiero saciar tu sed de almas” (año 1956). En “la llamada” Tú me dijiste que iba a sufrir mucho. Han pasado diez años, mi Jesús, y se ha cumplido en mí tu deseo” (año 1959). Si supiera cómo ansío encender el fuego de amor y paz en todo el mundo. Pida por mí para que Él me use a fondo (año 1969). No es la tuberculosis ni el cáncer las auténticas enfermedades. Creo que el mayor mal es el no ser deseado ni amado. La pena que esta gente sufre es muy difícil de comprender y penetrar (Madre Teresa al Sínodo de los Obispos en octubre de 1980). A través de esos textos podemos concluir la fe tremenda y el amor apasionado por el Amado que aparentemente se ausenta de la sensibilidad. Tras la publicación del libro al que nos hemos referido antes y del que he entresacado los textos de arriba, enseguida aparecieron críticas de ataque a Madre Teresa calificándola de mujer guiada por una imagen ideal de sí misma y que más tarde construyó sobre la increencia y la duda permanente. Alguien en la revista NEWSWEEK del 29 de octubre del 2007 calificaba a Madre Teresa como “aquella mujer anciana de la que la Iglesia sabía que para todos los efectos había dejado de creer”. Naturalmente quienes así piensan andan del todo despistados y no entienden que por el contrario Madre Teresa tenía una fe muy bien cimentada, una fe guiada por el amor que le llevó a una inmensa sed por el Amado. Es prácticamente una regla de vida: los grandes santos han tenido graves crisis de fe; cuanto más grande el santo, mayor la noche oscura del espíritu.Incluso en el citado Bhagavad-Gita tiene algo que decir al respecto contra los escépticos y los no creyentes: “En la noche oscura de todos los seres aparece la luz de la persona que está en paz. Pero lo que es día para algunos parece como noche para el sabio… Sólo por el amor pueden los seres humanos verme y conocerme y acercarse a mí” (2, 70; 11, 15). Madre Teresa aprendió a aceptar los sufrimientos interiores y exteriores como un privilegio de parte de Dios y así iba irradiando la alegría de pertenecer a Dios y de vivir con Él. Sabía que tras la pena de la pasión amanecería la alegría de la resurrección. En abril de 1942, bajo la guía de sus directores espirituales, Teresa hizo el voto privado a Dios, bajo pena de pecado mortal, de jamás negarle nada de lo que Él le pidiera. Y fue fiel a ello hasta el final de su vida, después de haber hecho“algo grande para Dios”. Ella le amó “como nadie Le había amado antes”. Su misión fue la de haber sido la luz de la bondad y la compasión de Dios, en medio de su oscuridad interior, que fue en ella un ingrediente esencial para su misión. A través de su pena pudo llegar a comprender mejor la soledad y el sentimiento de rechazo de los más pobres. Eran las 8 de la tarde del 5 de septiembre de 1997 cuando la Madre entró en la agonía final. Mientras tanto hubo un apagón en toda la ciudad. Las hermanas llamaron a los doctores y corrían intentando poner en funcionamiento los dos generadores de la casa, pero todo fue en vano. Algo que nunca antes había sucedido. Calcuta estaba inmersa en la oscuridad y aquella persona que había proyectado tanta luz al mundo, se iba apagando lentamente. Al anochecer de aquel día Teresa se iba adentrando en el amanecer glorioso. La oscuridad física en el contexto de la muerte de esa mujer inundada de luz nos recuerda el discurso del Presidente Nehru tras el asesinato de Mahatma Gandhi: “Hoy se nos ha ido la luz”. Hablaba simbólicamente, claro. Gandhi y la Madre Teresa son sin duda luces de referencia en nuestro viaje hacia Dios. CONCLUSIÓN: La experiencia de la noche oscura es más común de lo que podemos imaginarnos. Se le puede llamar depresión, soledad, crisis, dudas, fracasos, incertidumbres, rechazos… Los grandes místicos de todos los tiempos y religiones nos hablan con la simbología de la noche de ese viaje hacia Dios, un viaje sin mapas cuyos trazos los marcamos guiados por nuestras convicciones e intuiciones que nos llegan de la gracia, de la experiencia, de la presencia de Dios. La noche cósmica y la noche espiritual pueden traernos angustia, terror y ansiedad como sucedió a Teresa de Calcuta y otros místicos. Es una noche donde los demonios se dan cita, incluidos los demonios de mundo inconsciente, pero hay que atravesar el túnel confiados. Así la oscuridad se convierte en bendición que nos hace crecer en el amor. La noche de Teresa de Calcuta nos enseña a ser fieles a nuestra vocación a pesar de los peligros y las dificultades que podamos atravesar. Nos enseña a confiar en Dios sabiendo que esta confianza es ya en sí misma el mayor servicio que podemos ofrecer al mundo que busca la luz. Si vivimos así, las noches interiores se convierten en oportunidades de sabiduría donde Dios va transformando la mente y el corazón. Acabamos esta reflexión con el himno escrito por el Cardenal John Henry Newman, un himno recitado por Gandhi especialmente hacia el final de su vida cuando se juntaba a diario con personas de diferentes religiones a orar juntos. También Madre Teresa lo apreciaba y lo vivía: Luz amable, luz, Guíame en medio de las tinieblas ¡Guíame! La noche es densa y estoy lejos de mi hogar ¡Guíame! Mantén listos mis pies. No te pido ver todo el horizonte. Me basta con un paso y nada más.

Show full summary Hide full summary

Similar

LA NOCHE OSCURA DEL ALMA O DEL SENTIDO (ACTIVA/PASIVA)
Isidro Esparza Marín
EL ENCUENTRO DE UNA PRESENTADORA DE TV CON DIOS
Isidro Esparza Marín
Fichas místicas I
Isidro Esparza Marín
REDES 110: EL ALMA ESTÁ EN EL CEREBRO - NEUROCIENCIA
Isidro Esparza Marín
EL CRISTIANO, TEMPLO VIVO DE ADORACION A DIOS
Isidro Esparza Marín
MI ENCUENTRO CON EL E.S. (Conferencia)
Isidro Esparza Marín
UNA MUJER PARA LA ETERNIDAD (Biografía de la Hermana Clare Crockett)
Isidro Esparza Marín
POEMAS DE AMOR DEDICADOS A MI TRINO-DIOS
Isidro Esparza Marín
CREADOS PARA AMAR - VOCACIÓN UNIVERSAL AL AMOR
Isidro Esparza Marín
(I) CEREBRO MÍSTICO: ESPIRITUALIDAD Y NEUROLOGÍA
Isidro Esparza Marín
DIOS ME INSTRUYE A TRAVÉS DE UN DERRAME CEREBRAL "LAS DOS PERLAS DE DIOS"
Isidro Esparza Marín