La Visión Sistémica

Temístocles Muñoz López
Note by Temístocles Muñoz López, updated more than 1 year ago
Temístocles Muñoz López
Created by Temístocles Muñoz López almost 5 years ago
6
0

Description

Una aproximación a la dinámica del Mundo Kosmos u Orden a partir de una interpretación de la realidad por elementos interconectados y covariantes

Resource summary

Page 1

Lo que es un Sistema Dr. Temístocles Muñoz LópezLa pretensión del hombre de representar los fenómenos en una configuración explicable, en una organización sistemática y válida desde la cual se puedan abstraer de una forma continua y coherente los principios que gobiernan los hechos, ha desarrollado la visión del mundo como un sistema, y tiende además a la construcción de sistemas de interpretación del mismo, el desarrollo de sistemas de ideas que lo reflejen, o a la aplicación y perfeccionamiento de sistemas lógicos que constituyan la base racional del análisis y de expresión formalmente correctos. El concepto de sistema es una forma de establecer el ámbito y los límites de una porción de la realidad en una forma arbitraria o convencional, para permitir el estudio de su estructura, sus relaciones y sus funciones tanto internas como contextuales. En griego antiguo sistema se refería a un todo, derivado de syn: unión, con + the: colocar, depositar + ma: que expresa el resultado de la acción (syn-histeemi), del griego clásico istemi:poner, colocar (Pabón, 2002), mantenerse o hacer mantener juntos). Los Estoicos lo aplicaron específicamente al mundo físico (systema mundi), como la composición del cosmos, que abarca el cielo y la tierra. La Real Academia Española menciona que proviene del lat. systēma, y este a su vez del griego. Significa conjunto de reglas o principios sobre una materia racionalmente enlazados entre sí, y conjunto de cosas que relacionadas entre sí ordenadamente contribuyen a determinado objeto. Entonces se agregan otros elementos a la noción de sistema: las relaciones. Un Sistema puede verse como un conjunto organizado y articulado de elementos interrelacionados e interdependientes que tienen entre si cohesión, covarianza, así como flujos internos, propiedades que le permiten la autorregulación, y realizar intercambios de información, materiales y energía con el medio (en sistemas abiertos como los sistemas vivos, entre otros) y con otros sistemas; conservando alternativamente el equilibrio dinámico y cinemático con el ambiente (homeorresis) y su homeostasis[1] interna. Esta aproximación es aún reducida si no comprendemos que existen también (entre otros) sistemas de ideas que tienen una mayor antigüedad, y sistemas cerrados (no vivos) cuya descripción necesariamente incluye, como en los abiertos, las leyes de la termodinámica. Tanto el ámbito como los límites de un sistema material o de ideas, aún científico, se definen de tal manera que, lo que es un sistema para algunos, para otros es una parte de otra realidad mayor, o sea un subsistema. Es fundamental saber que los sistemas cerrados (como muchos informáticos o CD’s grabados) se mantienen en un estado de equilibrio que coincide con su estado inicial, dado que no intercambian algo con el medio u otros sistemas, por lo que su entropía se mantiene baja a menos que cambien las condiciones iniciales en que fue definido originalmente, o se actualicen. La entropía (Del gr. ἐντροπία, en-tropos: vuelta) es la parte no utilizable o el desorden de la energía contenida en un sistema. También refiere a la medida de la incertidumbre existente ante un conjunto de mensajes o en el desorden termodinámico. La entropía se refiere además a la cantidad de variabilidad en un sistema, donde la variedad puede verse como la cantidad de incertidumbre que prevalece en una situación de elección con muchas alternativas distinguibles, o posibles debido al azar. Si la escuela es un sistema, el desorden genera en consecuencia, junto con la incertidumbre, la sensación de riesgo. El nivel de entropía representa el nivel de desorden en un sistema De acuerdo a la segunda ley de la termodinámica un sistema siempre tiende a alcanzar su máxima entropía. En un sistema educativo también habrá siempre una tendencia al desorden debido a la variabilidad aportada por sus elementos, principalmente humanos, que puede ser canalizada a un orden de mayor complejidad y superior (entropía negativa), si se abren canales de desarrollo y se reduce la percepción de incertidumbre y riesgo. La información y la energía que entran al sistema, junto con los cambios internos consecuentes, generan entropía La entropía se refiere entonces al desorden, la incertidumbre y la variabilidad, y esta será significativamente mayor en los sistemas abiertos, que se alimentan de información, energía y/o materia como las escuelas. Sus intercambios con el medio y sus flujos internos permiten que estén disponibles y se integren más opciones o alternativas, tanto para reducir su entropía positiva como para relacionarse o adaptarse mejor con el medio. Estamos hablando de una variabilidad continua, o de la reducción de la uniformidad que permiten alternativas a la sobrevivencia y desarrollo del sistema. Precisando, los sistemas abiertos tienen entropía negativa y tienden a evolucionar hacia estados de mayor organización, diversidad y complejidad, en tanto que los sistemas cerrados, si tienen entropía positiva, evolucionan hacia estados de uniformidad, con menor organización y complejidad. En este caso las escuelas se petrifican y su función principal y permanente será reducir la diversidad y la variabilidad, y mantener el orden y el control de las desviaciones. La variabilidad en cualquier sistema es una cualidad que ha atraído la atención de los científicos en diversos campos del saber, por ejemplo en los sistemas biológicos, químicos o físicos, además en los sistemas de creencias y opiniones, en los sistemas de interpretación, en los sistemas de lenguaje, en los sistemas políticos, filosóficos, lógicos, matemáticos, y otros. Decía Bergson que la variabilidad es una disociación de tendencias complementarias con relación a la tendencia primordial, produciendo líneas divergentes, lo anterior será aplicable a los sistemas abiertos y presupone un plan básico con rutas del desarrollo (creodas: cre, aparte y odos, camino).Pero independientemente de su naturaleza, limitaciones, medición, y tipologías, la variabilidad puede estar condicionada a una genésica y ontogenia predecible, será azarosa, o pasará de un estado probabilísticamente posible a otro contingente y viceversa, de acuerdo a sus condiciones específicas de regulación, y su relación con el medio. La evolución entonces, de los sistemas educativos, dependerá en mucho de regulación de la variabilidad, del mantenimiento de un plan básico de desarrollo, y de fundamentos, principios y valores, más que de una estructura totalmente normada y regulada. Los cambios al azar y los que son producto de alteraciones de los elementos producen variabilidad y entropía La variabilidad contingente o circunstancial se relaciona estrechamente con el indeterminismo, e inclusive se asume que lo contingente caracteriza al indeterminismo y al azar. Este último (Azar; gr. automaton; automatón: que se mueve por si mismo, espontáneo, casual) tiene una interpretación moderna materialista y refiere a la insuficiencia de probabilidades en la previsión de un fenómeno, producto de un encuentro, o un entrecruzamiento simultáneo de hechos. Entonces, en un sistema, todos sus elementos tienen comportamientos particulares y están en procesos diferentes de desarrollo y actividad, lo que implica una multicondicionalidad concomitante, la variación conjunta, y la integración no causal de múltiples líneas de secuencias influyentes. El azar es la ausencia de regularidad, de orden, de patrón. Los administradores y directivos expertos en los sistemas educativos no son tomados por sorpresa por los imprevistos. En conclusión, todo cambia y el cambio que ocurre en los sistemas educativos está referido a: 1) las transformaciones endógenas de sus elementos y sus relaciones, 2) la intensidad de las relaciones entre sus elementos, 3) los flujos e intercambios de información (materia y energía) que se dan entre sus componentes y con el medio, y 4) el grado de entropía que tiene y se genera en el sistema. La falta de información obliga a la inflexibilidad de las estructuras y provoca uniformidad constante como en los sistemas cerrados, en tanto que su disponibilidad produce variabilidad, ya sea variabilidad genésica que se expresa en forma regulada por el patrón interno de los maestros, alumnos, padres o directivos, o la variabilidad contingente, azarosa, derivada de nuevos arreglos y disposiciones de la información que se organiza en líneas divergentes de la tendencia primordial, respondiendo a la multicondicionalidad y creando diversidad. La educación puede desviarse, por reducción, en deformaciones como la capacitación o el adoctrinamiento Si aplicamos lo anterior a las organizaciones que educan, nuestra perspectiva de las mismas como sistemas tendrá como base la información, y un conjunto de elementos intangibles que tienen carácter conceptual. La educación es un sistema abierto y en permanente desarrollo, cuando el sistema se cierra deja de ser educación y se convierte en derivaciones como la capacitación o el adoctrinamiento. La variabilidad del sistema educativo, en este caso, proviene principalmente de la naturaleza humana, además de la regulación del flujo de la información pertinente que recibe, y de la aplicación de criterios metodológicos flexibles para tratarla. Por otra parte, al recibir mayor información sin tener cauces para conducirla, el sistema educativo altera su equilibrio, se genera desorden, variabilidad, diversidad, pero finalmente llega a un nivel de organización superior estable con nuevas opciones y caminos alternativos (neodas), o se degrada. Es como si después de la gran tormenta la tierra se inundara, borrara los viejos caminos y desplegara otros nuevos. [1] Pabón de Urbina (2002) indica que como radicales de homeostasis tenemos, a partir de omoioV: semejante, igual; parecido, inmutable, mismas fuerzas; y de stasiV: acción de poner, puesta, colocación; estabilidad, fijeza; sitio, posición, puesta, postura. El radical resis proviene de rroia: flujo, y de rew que significa correr, manar, emanar, fluir.

Show full summary Hide full summary

Similar

Mejores Sistemas Educativos del Mundo
Diego Santos
La pedagogía como práctica y como saber
Arnoldo De la Hoz
Educación
Taia Duke
Recursos Tecnológicos en la Educación
Deisy Yánes Bravo
estructura del conocimiento humano
JOSE LUIS RAMIREZ RIOS
SISTEMAS EDUCATIVOS
Jarrison Nicolas Caicedo Gonzalez
Sistemas educativos
rené velázquez
BASES EPISTEMOLÓGICAS
genny mendez
Principios de la educación
Axel Sardella
Mejores Sistemas Educativos del Mundo
Ryuluwei Ye
Mejores Sistemas Educativos del Mundo
Hospital General Atlacomulco