ORACIÓN DE SIMPLE MIRADA (ORACIÓN DE RECOGIMIENTO ACTIVO)

Isidro Esparza Marín
Note by Isidro Esparza Marín, updated more than 1 year ago
Isidro Esparza Marín
Created by Isidro Esparza Marín almost 5 years ago
109
0

Description

La más sencilla de las oraciones activas, que llaman también "oración de simple mirada", de presencia de Dios, de atención amorosa, de oración afectiva o "recogimiento activo" .

Resource summary

Page 1

ORACIÓN DE SIMPLE MIRADA (ORACIÓN DE RECOGIMIENTO ACTIVO)

ORACIÓN DE SIMPLICIDAD (ORACION DE RECOGIMENTO ACTIVO) La más sencilla de las oraciones activas, que llaman también "oración de simple mirada", de presencia de Dios, de atención amorosa, oración afectiva o "recogimiento activo" —que se distingue del pasivo, como veremos—: «Esto no es cosa sobrenatural, sino que podemos nosotros hacerlo, con el favor de Dios, se entiende». Esta oración sencilla viene a ser un ensimismamiento del orante, que con la simple mirada ve en sí mismo la presencia amorosa de Dios. ENSIMISMAMIENTO: Es oración de recogimiento «porque recoge el alma todas las potencias y se entra dentro de sí con su Dios» (CP 28,4). El discurso es escaso, las palabras, pocas. Aunque todavía «esto no es silencio de las potencias, es encerrarlas en el alma misma» (CP 29,4). Simple mirada, con atención amorosa: «No os pido que penséis en Él, ni saquéis muchos conceptos, ni que hagáis grandes y delicadas consideraciones en vuestro entendimiento; no quiero más sino que lo miréis» (CE 42,3). Puesta en la presencia del Señor, el alma «mire que lo mira» (V.13,22). PRESENCIA DE DIOS: En la "oración de simplicidad" o de "recogimiento activo" el orante se representa al Señor en su interior y aun en sus mismas ocupaciones se va acostumbrando a retirarse de vez en cuando dentro de sí donde encuentra al Señor: «Aunque sea por un momento sólo, aquel recuerdo de que tengo compañía dentro de mí, es de gran provecho» (CP 29,5). La "oración de simplicidad" no se da sin que se haya producido una purificación activa del sentido bastante avanzada. A veces puede ser dolorosa, sobre todo cuando los orantes no la entienden, y «les parece pérdida de tiempo, y tengo yo por mucha ganancia esta pérdida» (V.13,11). Otras veces es gozosa: «De mí os confieso que nunca supe qué cosa era rezar con satisfacción hasta que el Señor me enseñó este modo» (CV 29,7). Es muy provechosa: perseverar en ella, «yo sé que en un año, y quizá en medio, saldréis con ello, con el favor de Dios» (CP 29,9). ORACIÓN DE RECOGIMIENTO ACTIVOEl recogimiento activo es un movimiento hacia el interior, y es querido por nosotros mismos, por eso es activo. En él, no desaparece la reflexión, pero sí queda marginada. Es ahora la imaginación la que cobra la importancia. A través de ella, el orante cambia de dirección: se vuelve hacia el interior. Ahora, si ha de pensar o decir algo y lo hará al Cristo que se imagina dentro de sí. Con esta técnica se quiere orientar la oración hacia un nivel más profundo. Se pretende, además, centrar más la atención en un punto, disminuyendo la divagación que puede venir como consecuencia de un pensar excesivo. Ya no habrá una reflexión de escenas evangélicas como realidades externas a nosotros; ahora toda imagen estará dentro de nuestro ámbito; ya no somos meros observadores, sino participantes en la escena que se ora. La invitación aquí, para favorecer esta interioridad, es la de ir abandonando la reflexión, que siempre se exterioriza. La oración, pues se simplifica; ha dejado de ser un discurso para convertirse en una visión: ya no hablo, sino miro; y miro que me miran. Es un lenguaje más de enamorados y más afectivo aun que el anterior. Santa Teresa lo describe así: "No sabía cómo proceder en la oración, ni cómo recogerme, y así ... determinéme a seguir aquel camino con todas mis fuerzas...Procuraba lo más que podía traer a Jesucristo, nuestro bien y Señor, dentro de mí, presente, y esta era mi manera de oración; si pensaba en algún paso, lo representaba en lo interior" (V. 4, 7). ORACIÓN DE RECOGIMIENTO ACTIVO (TEXTOS CONFIRMATIVOS DE SANTA TERESA DE JESÚS)"Llámase recogimiento activo, porque recoge el alma todas las potencias (inteligencia o entendimiento, memoria y voluntad) y se entra dentro de sí con su Dios, y viene con más brevedad a enseñarla su divino Maestro y a darla oración de quietud que de ninguna otra manera. Porque allí metida consigo misma puede pensar en la pasión, y representar allí al Hijo y ofrecerle al Padre, y no cansar el entendimiento andándole buscando en el monte Calvario, y al huerto y a la columna" (CV. 28, 4) Miren también este aviso los que discurren mucho con el entendimiento... digo que no se les vaya todo el tiempo en esto; porque, aunque es muy meritorio, no les parece -como es oración sabrosa- que ha de haber día de domingo, ni rato que no sea trabajar (luego les parece perdido el tiempo), y tengo yo por muy ganada esta pérdida" (V. 13,11). Lo que la santa viene a decir en este texto, es que en esa oración en que no hablamos ni pensamos, ni discurrimos, en que parece que no hacemos nada, sino que simplemente estamos al calor de Dios, no es pérdida de tiempo, sino comunicación sabrosa, sin ruído de palabras. Nos anima encarecidamente a que entremos en la oración contemplantiva, dejando de pensar cosas sobre Dios o de centrarnos en nuestra vida. La santa invita al descanso, al domingo, pero en la oración. Es un estarse a solas con Dios. "Pues tornando a lo que decía, de pensar a Cristo en la columna, es bueno discurrir un rato y pensar las penas que allí tuvo, y por qué las tuvo, y quién es el que las tuvo, y el amor con qué las pasó; más no se canse siempre en andar a buscar esto, sino que esté allí con Él, acallado el entendimiento. Si pudiere ocuparle en que mire que le mira, y le acompañe y hable y pida, y se humille y regale con Él, y se acuerde que no merecía estar allí... y hace muchos provechos esta manera de oración; al menos hallóle mi alma (V. 13, 22) El texto principal que resume muy bien este tipo de oración es este: "No os pido ahora que penséis en Él, ni que saquéis muchos conceptos, ni qué hagáis grandes y delicadas consideraciones con vuestro entendimiento; no os pido más de que le miréis...(CV 26, 3) "Las que de esta manera se pudieran encerrar en este cielo pequeño de nuestra alma -adonde está el que le hizo, y la tierra- y acostumbrar a no mirar ni estar adonde se distraigan estos sentidos exteriores, crea que lleva excelente camino y que no dejará de llegar a beber el agua de la fuente, porque camina mucho en poco tiempo" (CV 28,5)

Show full summary Hide full summary

Similar

CURSO APRENDIENDO A APRENDER
Isidro Esparza Marín
NIVELES DE ORACIÓN EN LA PRIMERA ETAPA: ORACIONES ACTIVAS
Isidro Esparza Marín
LA NOCHE OSCURA DEL ALMA O DEL SENTIDO (ACTIVA/PASIVA)
Isidro Esparza Marín
UNA MUJER PARA LA ETERNIDAD (Biografía de la Hermana Clare Crockett)
Isidro Esparza Marín
EL ENCUENTRO DE UNA PRESENTADORA DE TV CON DIOS
Isidro Esparza Marín
¿CÓMO ALCANZAR LOS IMPOSIBLES? - HISTORIA DE JUAN SALVADOR GAVIOTA
Isidro Esparza Marín
LA REALIDAD DESDE LA FÍSICA CUÁNTICA (Dra. Mª Victoria Fonseca)
Isidro Esparza Marín
CREADOS PARA AMAR - VOCACIÓN UNIVERSAL AL AMOR
Isidro Esparza Marín
EL AMOR DE DIOS
Isidro Esparza Marín
POEMAS DE AMOR DEDICADOS A MI TRINO-DIOS
Isidro Esparza Marín
¡Tú puedes ser santo hoy!
Isidro Esparza Marín