Aprendizaje Basado en Juegos – GoConqr

Aprendizaje Basado en Juegos

Con los recursos online gratuitos de GoConqr puedes aplicar el aprendizaje basado en juegos en el aula e implicar a tus alumnos en el desarrollo de conocimientos. Descubre todas las claves y puntos fuertes de esta metodología educativa.

¿Qué es el aprendizaje basado en juegos?

Este método de aprendizaje consiste en aplicar actividades didácticas en el aula para que los estudiantes puedan sentirse más motivados con la lección y tengan una participación activa en el proceso de aprendizaje. Al introducir juegos en clase relacionados con la materia de estudio, los alumnos tienen unos minutos para divertirse y pasárselo bien entre ellos, lo que les sirve para desahogarse, descansar y ser capaces de concentrarse más en las próximas clases. Además, si están entusiasmados con las actividades y se muestran proclives a intervenir es probable que retengan con mayor facilidad los conceptos de la asignatura y estén más abiertos a atender en clase.

Descubre más

Organiza competiciones entre grupos

A través de GoConqr puedes encontrar recursos con los que organizar actividades didácticas y juegos en el aula, cómo los tests online. Con este recurso online puedes preparar cuestionarios sobre los conceptos dados en clase y dividir a los alumnos en varios grupos para que realicen competiciones entre ellos. Con los tests online de GoConqr puedes limitar el número de usuarios que tienen acceso a ellos y marcar un tiempo determinado para completarlos. De este modo, puedes gestionar las competiciones entre grupos a tu conveniencia e incentivar a los alumnos a que tengan una competitividad sana entre ellos para ser los que más saben sobre la asignatura. Además, puedes poner premios para el equipo ganador a modo de incentivo, para que los estudiantes estén aún más motivados por atender en clase y participar durante las competiciones que se organicen.

Prueba gratis los tests

Tipos de aprendizaje basado en juegos

El objetivo principal del aprendizaje basado en juegos es motivacional, es decir, animar a los alumnos a que se impliquen más en las clases. Sin embargo, esta metodología se puede dividir en dos tipologías diferentes:

Simulaciones: un método similar al aprendizaje basado en problemas, ya que el profesor pone una serie de problemas a disposición de los alumnos y estos deben encontrar una solución en grupo a lo largo de la clase. La clave de las simulaciones es poner a los estudiantes en situaciones que encontrarán en su futuro académico, profesional o personal, para que vaya cogiendo práctica sobre cómo reaccionar y aprendan a trabajar en equipo.

Juegos formativos: son actividades didácticas que habitualmente se realizan en los minutos finales de la clase y sirven para refrescar los conceptos aprendidos durante la lección del día. El tipo de juego puede variar según la asignatura, por lo que el profesor tiene margen para improvisar y demostrar su creatividad a la hora de elaborarlo. Su objetivo es que el juego sirva de aliciente para que los alumnos atiendan más durante la clase y no se distraigan con demasiada frecuencia.

Consejos para aplicar esta metodología

El aprendizaje basado en juegos puede resultar sumamente enriquecedor para tus alumnos y aportar mayor dinamismo a tus clases. No obstante, para aprovechar al máximo el potencial de esta metodología explicamos a continuación algunos truquillos que quizás te son de ayuda:

Intervenir con frecuencia: los juegos no pueden servir como excusa para relajarte y desatender a tus alumnos, sino todo lo contrario. Para que esta metodología funcione perfectamente y sea enriquecedor para los alumnos, debes estar constantemente supervisando sus conductas, resolviendo dudas y realizando propuestas.

Relacionarlo con la materia de clase: es fundamental focalizar los juegos en el temario que has dado en la clase, ya que en caso contrario la metodología perdería todo su efecto. Por lo tanto, cada vez que prepares los juegos debes idear uno que se ajuste al tipo de asignatura que realices; no es lo mismo organizar actividades didácticas de mates que de historia, por ejemplo. Estos juegos no deben servir solo para distraer a los alumnos o darles un momento de diversión, sino que deben enriquecer el proceso de  aprendizaje del temario que están estudiando.

Tiempo limitado: es conveniente limitar la duración de los juegos que organices, ya que si se extienden durante demasiado tiempo pueden provocar un efecto contraproducente en la dinámica de clase. El aprendizaje basado en juegos beneficia al alumno durante un período de 20-25 minutos, pero cuando se sobrepasa esa marca se corre el riesgo de entrar en una fase de descontrol y desconcentración que no beneficia a nadie.