Corrientes Filosóficas

Dandelion xx
Mind Map by , created about 3 years ago

En éste mapa conceptual podrás encontrar de una manera resumida la información más relevante e importante acerca de las corrientes filosóficas.

16
0
0
Dandelion xx
Created by Dandelion xx about 3 years ago
Justificación Platón 2º Bachillerato
smael Montesinos
Kant y la ética del deber
JuanDZorrilla
Comparación Platón-Nietzsche. 2º de Bachillerato. Filosofía.
smael Montesinos
PHYSICS P1 1
x_clairey_x
Unit 1.1 Systems Architecture
Mathew Wheatley
TERCER QUIZ DE FILOSOFÍA
natys_411_f
Historia de la Filosofía
maya velasquez
Filosofía Selectividad - Grandes Filósofos
maya velasquez
Nietzsche: Estudio sobre la Ética
maya velasquez
Justificación de Nietzsche
maya velasquez
Corrientes Filosóficas
1 Referentes al Ser
1.1 Idealismo: Se centra en el ser dado a la conciencia, considerado desde el punto de vista del sujeto, o desprovisto de toda consideración material. Por otra parte, estas metafísicas parten de, o suponen, que existen realidades de naturaleza espiritual que son el origen o fundamento de las realidades materiales. Suele identificarse el espíritu con alguna entidad divina, trascendente o inmanente.
1.2 Materialismo: Afirma que el origen o fundamento de la realidad es material. Todo lo que hay, es materia, es decir, son cosas con propiedades físicas. Por tanto, los materialistas no se ocupan de conceptos como Dios o alma (mente), sino que, por el contrario, adoptan una actitud crítica frente a ellos, intentando explicar el origen de estos conceptos desde el punto de vista de la psicología, la antropología, la sociología, la historia etc. Podríamos decir que en realidad se trata de una “antimetafísica”.
1.3 Monismo: Considera que todo lo real puede ser reducido en última instancia a una sola entidad: materia, espíritu, energía... En general, ‘monismo’ se usa para designar doctrinas según las cuales hay un solo tipo de substancia y realidad. Los monismos pueden ser, a su vez, tanto idealistas (espiritualistas) como materialistas.
1.4 Dualismo: Se le llama dualismo a toda doctrina metafísica que supone la existencia de dos principios o realidades irreductibles entre sí y no subordinables, que sirven para la explicación del universo. Más concretamente, en la filosofía occidental son propiamente dualistas quienes afirman la existencia de dos substancias, la material y la espiritual, a diferencia de los monistas, que no admiten más que una de ellas.
1.5 Pluralismo: Sostiene que existen varios principios constitutivos de la realidad. En la actualidad vemos la herencia del pluralismo en la investigación científica que busca cuáles son los constitutivos últimos de la realidad: las partículas elementales.
2 Referentes al Conocer
2.1 La noción de la verdad: Tradicionalmente se concibe como una relación de adecuación entre el pensamiento (o su expresión) y la realidad: Veritas est adequatio rei et intellectus. Actualmente hay muchas teorías de la verdad, que podemos reducir fundamentalmente a tres. Hay una verdad sintáctica, que es la de la coherencia; una verdad semántica, que es la de la correspondencia; y una verdad pragmática, que es la del consenso.
2.2 Escepticismo: Escepticismo (de sképtomai, “buscar”, “examinar”). Afirma que nunca podemos saber si un pensamiento se adecúa o no a la realidad. Jamás podremos tener la certeza de nada y niega que el sujeto pueda conocer. No puede captar la verdad del objeto. El conocimiento no es posible. Por eso no debemos pronunciar ningún juicio, sino abstenernos totalmente de juzgar. El escéptico insiste en cómo todo conocimiento está influido por las características del sujeto y de sus órganos de conocimiento, así como por circunstancias exteriores.
2.3 Sofística: Se dio el nombre genérico de ‘sofistas’ (“maestros de sabiduría”) a los hombres que enseñaban la cultura y la elocuencia a cambio de una retribución. A la vez, el enriquecimiento general de los conocimientos y el pluralismo de las doctrinas filosóficas ya existentes conformaron una base para el pensamiento de los sofistas. Todo el arte del profesor de retórica consiste en poder sostener con convicción cualquier tesis y, sobre todo, poder hacer fuerte la causa débil.
2.4 Racionalismo: Se denomina Racionalismo a la doctrina gnoseológica que sostiene que la causa principal del conocimiento reside en el pensamiento, en la razón, en sus ideas innatas o en sus estructuras a priori (anteriores a toda experiencia). Afirma que el conocimiento sólo es realmente tal si posee necesidad lógica y validez universal (por tanto, de origen racional, no como el que proviene de la experiencia sensible).
2.5 Empirismo: Esta corriente afirma que el conocimiento tiene su origen en la experiencia sensible, que sólo es válido cuando proviene de los sentidos. El papel de la razón es importante pero hay que evitar sus abusos y especulaciones: para que trabaje correctamente siempre lo ha de hacer partiendo de los datos recogidos en la experiencia.
2.6 Criticismo o apriorismo: Esta es la teoría del conocimiento desarrollada por el filósofo alemán Immanuel Kant. Consiste en una crítica de las facultades del conocimiento y está convencido de que es posible éste mismo, de que hay una verdad. El criticismo examina todas las afirmaciones de la razón humana y no acepta nada despreocupadamente, su actitud es reflexiva y crítica. Su afirmación básica es: todo conocimiento para ser válido tiene que partir de la experiencia, pero es algo más que los meros datos de los sentidos.
2.7 Realismo e Idealismo: Lo característico de cada una de estas posiciones es la insistencia respectiva en tomar un punto de partida en el “objeto” o en el “sujeto”. Por eso, son posturas que se relacionan íntimamente con el Objetivismo y el Subjetivismo. Al respecto, digamos simplemente que lo que conocemos no es la realidad, sino lo que percibimos de ella; cómo esa realidad llega a nosotros. Pero la realidad no es relativa; los relativos somos nosotros. La realidad existe y, en ese sentido, cabe un cierto conocimiento acerca de los datos de los sentidos.
2.8 Dogmatismo y Objetivismo: Entendemos por “Dogmatismo” (de dogma, “doctrina fijada”) aquella posición gnoseológica para la cual no existe todavía el problema del conocimiento. El sujeto capta la verdad del objeto de forma natural gracias a que a la razón humana se le supone esa capacidad (Objetivismo). El conocimiento verdadero, universal y objetivo es posible (= Dogmatismo, a diferencia del escepticismo); más aún, las cosas se conocen tal como se ofrecen al sujeto (= Objetivismo, a diferencia del subjetivismo o relativismo).
2.9 Subjetivismo y relativismo: Según éstos, hay una verdad; pero esta verdad tiene una validez limitada. No hay ninguna verdad universalmente válida. El subjetivismo, como ya indica su nombre, limita la validez de la verdad al sujeto que conoce y juzga. El relativismo está emparentado con el subjetivismo. Según él, no hay tampoco ninguna verdad absoluta, ninguna verdad universalmente válida; toda verdad es relativa, tiene sólo una validez limitada.
2.10 Pragmatismo: Esta postura (de pragma, “acción”) abandona el concepto de la verdad en el sentido de la concordancia entre el pensamiento y la realidad. Según el pragmatismo, lo verdadero significa útil, valioso, fomentador de la vida. El pragmatismo modifica de esta forma el concepto de la verdad, porque parte de una determinada concepción del ser humano. Según él, el hombre no es en primer término un ser teórico o pensante, sino un ser práctico.
3 Referentes a la Acción Humana
3.1 Eudemonismo: El fin último es la felicidad (eudaimonía). Ser feliz es autorrealizarse, alcanzar las metas propias de un ser humano. Unos la cifran en el dinero; otros, en recibir honores. Por eso es preciso trazar los rasgos que ha de tener una actividad para que la identifiquemos con la felicidad y después buscar cuál de nuestras actividades tiene esos rasgos.
3.1.1 La felicidad será, según lo que hemos dicho: • Un bien perfecto, que se busca por sí mismo, y no por otro superior a él. • Un bien suficiente por sí mismo, de manera que quien lo posee ya no desea otra cosa. • El bien que se consigue con el ejercicio de la actividad más propia del ser humano, según la virtud más excelente. • El bien que se consigue con una actividad continua.
3.2 Felicidad como autosuficiencia: Ser feliz es ser autosuficiente, valerse por sí mismo sin depender de nada ni de nadie. Hubo en Grecia un tiempo de desconcierto político, y los filósofos tratan ante todo de averiguar qué hace a los hombres felices, cifrando en eso la auténtica sabiduría. Cínicos, estoicos y epicúreos intentaron responder a la pregunta, diseñando un ideal de sabio: es sabio el que sabe ser feliz.
3.2.1 Cínicos: La palabra «cínico» viene de kynikós, que significa «perruno». Éste es el adjetivo que la gente aplicaba a un grupo de filósofos que, más que una escuela, formaban una corriente que se distinguía por una actitud: considerar que la felicidad consiste en la libertad radical del individuo frente a todas las normas y las instituciones sociales.
3.2.2 Estoicismo: El término «estoicismo» viene de stoa poikile, que era el pórtico pintado del ágora, en el que enseñaba Zenón de Citio, fundador de esta escuela. También los estoicos creen que es sabio el que vive según la naturaleza, pero para averiguar qué significa esto les pareció indispensable descubrir cuál es el orden del cosmos, ya que sólo así sabremos cómo hemos de comportarnos en él.
3.3 Hedonismo: Ser feliz es experimentar placer y conseguir evitar el dolor. Los hedonistas consideran que hay moral porque los hombres buscan el placer y huyen del dolor. Para descubrirlo basta con una investigación empírica sobre cuáles son los móviles de la conducta humana, como la que proporciona la psicología. La ética, entonces, está subordinada a la psicología. Pero como no todos los placeres y dolores son iguales, piensan que la inteligencia nos sirve para calcular los medios más adecuados para lograr el mayor placer posible: es decir, que el intelecto moral es un intelecto calculador.
3.3.1 Epicureísmo: Hacen consistir el ideal de sabiduría en un goce bien calculado. Es sabio quien sabe organizar su vida calculando qué placeres son más intensos y duraderos, cuáles tienen menos consecuencias dolorosas, y los distribuye a lo largo de su vida. La sabiduría, así, tiene dos raíces: placer e intelecto calculador. Estas dos raíces son la constante del hedonismo que, si en el caso del epicureísmo es individualista, en la Modernidad se convertirá en hedonismo social. Epicuro de Samos es el fundador de esta escuela, que ha tenido una gran influencia filosófica y que, como el estoicismo, es una actitud vital permanente.
3.3.2 Utilitarismo: Nace en el mundo anglosajón en la época moderna y es un hedonismo social, porque considera que los seres humanos tenemos unos sentimientos sociales, cuya satisfacción es fuente de placer. Entre ellos se encuentra la simpatía, que es la capacidad de ponerse en el lugar de cualquier otro, sufriendo con su sufrimiento, disfrutando con su alegría. La simpatía nos lleva a extender a los demás nuestro deseo de obtener la felicidad. La meta de la moral consiste en alcanzar la mayor felicidad (el mayor placer) para el mayor número posible de seres vivos. Ante dos cursos de acción actuará correctamente quien elija el que proporciona «la mayor felicidad para el mayor número».

Media attachments