Consejos para crear un buen test con GoConqr – GoConqr

Donde el talento acude para crecer

Consejos para crear un buen test con GoConqr

La última entrada de este blog nos hablaba sobre cómo usar los test de GoConqr para realizar evaluación formativa. En ella, decíamos que los test son una herramienta clave en el proceso de aprendizaje del alumno y una herramienta esencial para los profesores para llevar a cabo distintos tipos de evaluación.

Con esto en mente, dedicamos la entrada de esta semana a presentar consejos para crear un buen test con la herramienta de test de GoConqr.

Empecemos enumerando cosas a evitar cuando realizamos un test:

1. “Más vale pájaro en mano que ciento volando”, dice el sabio refranero español.

Con esto queremos decir que más vale un test relativamente breve con preguntas específicas sobre uno o dos temas que un test de 100 preguntas generales sobre todo el temario del curso. Lo que queremos es averiguar si el alumno está adquiriendo los conocimientos a lo largo del curso y no averiguar su capacidad de memoria.

 

2. Si creamos un test de rellenar huecos, los huecos no deben ser totalmente obvios por el contexto de la frase o por el género o número de las palabras a su alrededor.

Por el contrario, tampoco deben ser extremadamente rebuscados. Se trata de que el alumno haga un esfuerzo por responder usando las pistas en el texto y poniendo en práctica su conocimiento.

No se trata de que haga el test sin tener que pensar, o bien que sea una tarea de adivinación cual mago Merlín.

En otras palabras, los huecos deben ser significativos.

 

3. Evitemos enunciados o instrucciones largas y/o poco claras que confundan a los alumnos.

 

4. Si creamos un test de opción múltiple en el que haya que seleccionar una opción entre varias, debemos intentar no poner cosas descabelladas en las opciones incorrectas que hagan obvia la opción correcta. Por el contrario, tampoco se trata de confundir al alumno con opciones casi idénticas.

 

5. Las imágenes ayudan a que el test sea más agradable a la vista, sin embargo, si no las elegimos con cuidado pueden terminar dando la respuesta a la pregunta.

 

Una vez claras estas indicaciones, sigamos con las buenas prácticas a la hora de realizar un test:

1. Añade una imagen profesional a cada pregunta, y no una imagen que sea un dibujito, un emoticono o algo que distraiga. Este test es un buen ejemplo para este punto.

 

2. Procura que tu test tenga un mínimo de 10 preguntas y un máximo de 50. Una media de 30 es lo ideal.

 

3. Mezcla varios tipos de preguntas en un mismo test. Eso ayudará a que el alumno lea los enunciados para saber lo que tiene que hacer y apelará a la teoría de las inteligencias múltiples.

 

4. Añade comentarios e información en el apartado de explicación de las respuestas. Explica cuál es la respuesta correcta y por qué. Si no lo haces, el alumno no entenderá por qué ha contestado erróneamente y no podrá aprender de sus errores. Este test es un buen ejemplo para este punto.

 

5. Selecciona diversas puntuaciones para cada tipo de pregunta. No todas las preguntas son igual de difíciles y hay que premiar el esfuerzo.

 

6. Consejo extra: Ten en cuenta los consejos mencionados en el apartado “cosas que evitar” 😉

 

Y para terminar, compartimos una entrada anterior de este blog que también habla sobre la herramienta de test y proporciona algunos consejos más para hacer grandes test.

¿Se te ocurre alguna otra cosa que evitar o algo que añadir a la lista de buenas prácticas? Deja un comentario o compártelo en las Redes Sociales!