10 Consejos para ser el mejor profesor de inglés – GoConqr

Donde el talento acude para crecer

10 Consejos para ser el mejor profesor de inglés

Una de las claves para ser un profesor que deja huella es inspirar a tus alumnos y transmitirles la pasión que sientes por la asignatura que impartes. Además, también es esencial despertar su curiosidad y lograr transmitir la utilidad en el mundo real de lo que les quieres enseñar. Sin embargo, para lograr cautivar a todos nuestros alumnos todavía existe un secreto clave más. Os cuento:

Yo recuerdo a mi profesora de inglés de toda la vida. Recuerdo las historias que contaba de sus viajes a Londres, de las personas del mundo anglosajón que había conocido, de los libros que leía… Ella lograba que yo soñara con algún día vivir semejantes experiencias.

Mi profesora transmitía pasión por todo lo que tuviera que ver con el idioma, su cultura y sus tradiciones, y nunca se olvidaba de felicitarme por mi trabajo.

Sin embargo, por buena que fuera mi profesora, suerte tuvo de que yo fuera una alumna particularmente aplicada y con interés en la materia.

En mis años de aprender inglés, la metodología era bastante centrada en la gramática, se usaban ejemplos vacíos de contexto para enseñar tiempos verbales y demás lenguaje y los ejercicios de rellenar huecos eran el pan de cada día. Antes de que el enfoque comunicativo, los trabajos por proyectos, las TICs o el aprendizaje colaborativo llegaran y se asentaran como las reglas del juego, la buena de mi profesora logró cautivarme simplemente con su motivación y ganas.

Años más tarde, me pregunto si esa fue solo mi experiencia o si realmente la motivación y pasión de mi profesora llegó también al resto de la clase. Y es que despertar pasión por el idioma es clave para ser un buen profesor de inglés, pero para llegar a todos los alumnos (y no solo a aquellos que ya están interesados) igual de clave es controlar la metodología.

Teniendo esta idea en mente, repasemos nuestros 10 consejos clave para ser el mejor profesor de inglés:

#1 Aplicar las nuevas metodologías y no quedarse anclados en el pasado. La forma en que nosotros aprendimos idiomas no tiene por qué ser la mejor forma, ¡a pesar de que nosotros aprendiéramos!

El enfoque comunicativo, el enfoque por tareas, los trabajos por proyectos, el aprendizaje colaborativo, el aprender a aprender, el aprendizaje inductivo… Si todo esto no te suena, ¡te recomendamos que te pongas al día con la metodología! Por si no lo conoces ya, el diccionario de términos clave de ELE del Centro Virtual Cervantes te puede ayudar a aclarar conceptos. A pesar de estar dedicado a la enseñanza del español como lengua extranjera, la metodología es la misma para la enseñanza de otros idiomas.

#2 Estar al día de las últimas tendencias en educación, conocer los blogs o páginas web más influyentes y tener una red de blogs de los que sacar actividades e ideas. ¡La web y blog del British Council es el mejor lugar para empezar!

#3  Asegúrate de que tus ejercicios de rellenar huecos y tus test siempre sean significativos. Para leer más sobre esto, te recomendamos la entrada anterior a nuestro blog.

El mismo consejo se puede aplicar sobre los ejemplos que utilizamos en clase. Cuanto más relevante sea el ejemplo en la vida del alumno y más se relacione con esta, más posibilidades tendrá el alumno de recordarlo. De igual forma, si pedimos a un alumno que escriba una frase o texto para practicar cierta estructura, pidámosle como condición que la frase sea cierta para él/ella. Así, la repetirá en un discurso en que necesite expresar la misma idea y la practicará. Si no, la olvidará a los cinco minutos.

#4 No te obsesiones con la gramática. Está claro que la gramática es importantísima, pero no hay que olvidarse de a otras áreas como la pronunciación, el vocabulario o la comprensión oral.

#5 Utiliza textos y materiales reales aptos para cada nivel, no modificados o adaptados para ser usados en el nivel que te convenga. También puedes buscar recursos de estudio cautivadores en la Biblioteca de GoConqr.

#6 Realiza un análisis de necesidades al principio del curso y/o de cada trimestre, y presta atención a los gustos e intereses de tus alumnos a medida que progresa el curso. Una vez tuve la suerte de tener una clase a la que le encantaba el grupo de música “One Direction”. Utilicé esto a mi favor, pues basé miles de ejemplos en el grupo, traje cantidad de textos, reportajes, canciones, vídeos… ¡Nunca he tenido alumnos más atentos, mejor participación y motivación que aquél año! Si por lo contrario les hubiera traído canciones de los Beatles, que es lo que a mí me gusta, probablemente los hubiera aburrido como ostras y habría sido una profe muy poco cool.

#7 Explica a tus alumnos cuál es el objetivo de la clase del día. Por ejemplo, “aprender a expresar X” y no “aprender una forma gramatical”. ¡La gramática está al servicio de la comunicación, y no al revés! ¿Se ha logrado este objetivo al final de la clase? Realiza una autoevaluación. Anima a tus alumnos a utilizar las herramientas de GoConqr para repasar el vocabulario, la comprensión lectora, la gramática, etc. (OK, aquí he dado más de un consejo).

#8 Cuestiónate siempre qué van a aprender los alumnos con el ejercicio o actividad que propones. ¿Hay algo que motiva a los alumnos a completarla?, ¿o simplemente lo hacen porque lo manda el profe?, ¿hay vacío de información?, ¿hay interacción real?, ¿cuántas destrezas involucra?

#9 Lleva el mundo anglosajón a tu clase. El hablar siempre en inglés y fomentar que los alumnos también lo hagan, las pelis, la literatura, las canciones, los materiales auténticos, las obras de teatro, los viajes (entre muchos otros) son ideales para ello, pero convertir tu clase en “otro mundo” requiere de un esfuerzo extra. No solo vale con hacer una de esas cosas, hay que hacer tantas como sea posible. Por ejemplo, una vez tuve un profesor que hasta venía a clase vestido con un kilt escocés.

#10 Ten empatía con tus alumnos. Igual que las mates cuestan a unos tantos, el inglés cuesta a otros tantos. Proporciona apoyo a aquellos que más les cuesta y fomenta el trabajo entre pares para que se ayuden entre ellos y aprendan los unos de los otros.

Si tienes o se te ocurren otros consejos, ¡no dudes en compartirlos con nosotros a través de nuestras diferentes redes sociales!

Y finalmente, te dejamos con dos entradas más de nuestra serie “consejos para profesores de…”: 5 grandes consejos para los profesores de historia y ¿cómo puedes ser el mejor profesor de matemáticas de todos?

Are you the best English teacher ever? 🙂